5€ de descuento en tu primera compra !Apúntate ahora!

Mejora tu equilibrio y estabilidad gracias a los beneficios de estirar oblicuos

16 minutos 296 views

¿Incluyes los músculos oblicuos en tu rutina de estiramientos? 

Estirar tras el ejercicio ayuda a evitar las sobrecargas y el riesgo de lesiones y contribuye a la recuperación y reparación de los músculos que hemos trabajado.

New Call-to-action

Los músculos oblicuos tienen un papel importante en la estabilidad corporal y el alivio de la tensión en la columna vertebral. 

Estirarlos de forma habitual ayuda a mantener la alineación de la columna y previene el dolor de espalda.

Cuáles son los músculos oblicuos y qué funciones desempeñan

Los músculos oblicuos son unos músculos planos que están situados a ambos lados del abdomen, formando parte de la musculatura abdominal junto al músculo recto abdominal y el músculo transverso del core (abdomen).

Cuáles son los músculos oblicuos

A su vez, la musculatura abdominal forma parte del core, el núcleo o centro de gravedad de nuestro cuerpo, que engloba la musculatura abdominal, lumbar, pélvica, glútea y los músculos profundos de la columna.

La pared anterolateral del abdomen se divide anatómicamente en nueve regiones a efectos de la clasificación topográfica de su superficie externa. Los tres cuadrantes del medio corresponden al músculo recto abdominal, el famoso six pack y la musculatura oblicua se localiza en los flancos izquierdo y derecho.

Estos son los beneficios de mantener la musculatura abdominal en buen estado:

  • Constituye el centro de gravedad.
  • Proporciona estabilidad al tronco.
  • Los músculos centrales son los que ayudan a mantener el equilibrio cuando estamos de pie.
  • Coadyuva en la generación y transmisión de fuerza hacia las extremidades, particularmente las inferiores.
  • Permite la coordinación de movimientos.
  • Ayuda en el control de la fuerza, por ejemplo en levantar algún objeto.
  • Es vital en el mantenimiento de una postura correcta, en estar de pie o sentados.
  • Participa en procesos como la respiración, la micción y la defecación.

Una musculatura abdominal tonificada es clave para evitar una sobrecarga de los músculos de la espalda y disminuir la presión sobre los discos intervertebrales dorsales y lumbares cuando, por ejemplo, realizamos un esfuerzo. Esta musculatura actúa como estabilizadora del tronco y como elemento de sostén de las vísceras.

Los músculos abdominales junto a los músculos dorsales y lumbares, los músculos del suelo pélvico, los glúteos y la musculatura de la cadera actúan en sinergia para poder efectuar todos los movimientos corporales.

Los músculos oblicuos tienen unas funciones concretas que son fundamentales para mantener la postura, proteger la columna vertebral y posibilitar determinadas acciones.Te lo explicamos a continuación:

  • Músculo oblicuo interno. Es el más profundo. Cuando actúa unilateralmente, permite que nos inclinemos y giremos el tronco hacia su mismo lado. Cuando actúan conjuntamente ambos oblicuos internos contribuyen a hacer posible que nos inclinemos hacia delante. También interviene en la respiración, concretamente en el movimiento espiratorio, haciendo descender las costillas y llevándolas hacia atrás.
  • Músculo oblicuo externo. Es el músculo abdominal más grande. Cuando actúa desde un solo lado permite inclinarnos hacia ese mismo lado y rotar hacia el lado opuesto. Cuando actúa bilateralmente, flexiona el tronco hacia delante.

¿Qué ocurre cuándo entrenamos los músculos oblicuos?

Como ocurre con el resto de la musculatura, cuando trabajamos los músculos oblicuos aumentamos, tanto en tamaño como en número, las fibras que los componen. Así es como ganamos tonificación y fuerza muscular

La tonificación se refiere a la firmeza y dureza del músculo en estado de reposo. La fuerza es la capacidad de ejercer tensión contra una resistencia, con o sin movimiento.

realizar ejercicios para estirar oblicuos

Además, al trabajar la musculatura oblicua sumamos potencia al grupo abdominal.

Tanto si queremos fortalecer y tonificar la zona o bien quemar el exceso de grasa en cinturas con mayor contorno de barriga, la rutina de ejercicios debe ser diferente.

Para fortalecer y tonificar los músculos oblicuos sin que tenga lugar un desarrollo excesivo, los trabajaremos unas dos o tres veces por semana con una intensidad moderada.

Cuando el objetivo sea quemar grasa localizada, recurriremos a un entrenamiento más intensivo y diario, incluyendo ejercicios específicos para la musculatura oblicua en nuestra rutina y seguir manteniendo una pauta alimentaria adecuada.

Te damos ejemplos de algunos ejercicios adecuados para esta musculatura:

  • Plancha clásica. Tumbado boca abajo, apoya el peso del cuerpo sobre los antebrazos y la punta de los pies. Mantén la postura de tabla con el cuerpo en tensión de 30 segundos a 1 minuto.
  • Plancha lateral. Tumbado de lado, apoya el peso del cuerpo sobre el antebrazo y el pie del mismo lado manteniendo la postura de 30 segundos a 1 minuto.

Sea  cual sea la razón que nos lleve a acordarnos de incluir los oblicuos en nuestra práctica deportiva, la gran beneficiada es nuestra espalda ya que todo lo que conlleve un fortalecimiento de la zona abdominal contribuye a una mejor sujección de la columna y una correcta posición de la pelvis. 

¿Por qué debemos estirar oblicuos tras el entreno?

Los estiramientos contribuyen al bienestar físico. Realizarlos tras el ejercicio nos ayuda a evitar lesiones y sobrecargas musculares. Sus beneficios van más allá de la recuperación muscular:

  • Aumentan nuestra flexibilidad.
  • Contribuyen a una mejor circulación sanguínea ya que mejora el flujo de sangre a los músculos.
  • Alivian el estrés y la tensión.
  • Mantienen la correcta alineación de la columna.
  • Mejoran nuestra postura.

No debemos olvidar la musculatura abdominal cuando realizamos los estiramientos. 

Recordamos que el estiramiento debe ser gradual e ir conectado a una buena respiración para poder aprovechar al máximo sus beneficios. El estiramiento debe hacernos notar tensión, nunca dolor y, por supuesto, no debemos estirar si padecemos una lesión o un dolor previo.

En el caso concreto de los músculos oblicuos, su estiramiento logra que se destensen, evitando lesiones por desalineación de la columna hacia un lado u otro e incrementando el rendimiento en los ejercicios que los implican.

Relajar las articulaciones y los músculos tras el ejercicio es esencial para oxigenar la musculatura, favorecer el aporte de nutrientes y la eliminación de residuos metabólicos. 

Para contribuir aún más a la recuperación articular y muscular, te  recomendamos utilizar Orgono G7 Sport Recovery Cream, una crema compuesta a base de silicio orgánico que proporciona una sensación de alivio inmediato y ayuda a oxigenar la musculatura y recuperar sobrecargas.

En los casos en que existe un estado de estrés y desgaste articular, es conveniente reforzar los tejidos que protegen la articulación. Un suplemento alimenticio como Orgono Sport Recovery Supplement es perfecto para ello. Formulado con silicio orgánico y glicina fomenta la formación de colágeno, esencial en la estructura de los huesos y las articulaciones, reforzando los cartílagos, tendones y músculos.

Ejemplos para estirar oblicuos

Te damos un par de ejemplos de cómo estirar los músculos oblicuos.

ejercicio pie estirar oblicuos
  • Estando de pie, coloca los pies a la anchura de los hombros y la mano derecha sobre la cadera. Levanta el brazo izquierdo e inclina el tronco hacia la derecha. Mantén el estiramiento 30 segundos, vuelve a la posición de inicio  y repite al otro lado.
ejercicio tumbado estirar oblicuos
  • Situate boca arriba en la esterilla. Con los hombros bien apoyados y el pecho abierto, gira la pierna derecha y sujétala con la izquierda. Mantén el brazo derecho extendido en diagonal con la palma de la mano mirando hacia arriba. Aguanta 30 segundos y repite al otro lado.

En ambos ejercicios has de sentir el estiramiento de los músculos oblicuos sin que te cause dolor.

Ejercita tus oblicuos

Los músculos oblicuos junto a los músculos lumbares, los de la pelvis, los glúteos y los músculos profundos de la columna forman el núcleo de la estabilidad corporal.

Estirarlos y mantenerlos en buena forma contribuye a tener una cintura fuerte y evitar dolores de espalda.

Ejercitar tus oblicuos y nutrirlos de forma adecuada es fundamental para mejorar tu equilibrio y estabilidad.

New Call-to-action

Deja un comentario

No hay comentarios

​ ​