5€ de descuento en tu primera compra !Apúntate ahora!

cómo evitar las varices

Por qué salen y cómo evitar las varices

17 minutos 1176 views

Puedes tener venas varicosas a cualquier edad y, de hecho, se trata de una afección médica común que afecta aproximadamente a 1 de cada 3 adultos. Antes de saber cómo evitar las varices, quizás te interese descubrir qué son y quién corre el riesgo de tenerlas.

New Call-to-action

Qué son las varices

Las venas son los vasos sanguíneos que llevan la sangre de regreso al corazón. Hay válvulas dentro de las venas que se abren y cierran para impulsar la sangre para que fluya hacia el corazón. Cuando estas válvulas fallan o se vuelven disfuncionales, no se abren y cierran de la manera normal.

Esta disfunción permite que la sangre destinada a fluir hacia el corazón fluya hacia atrás y se acumule, particularmente en las extremidades inferiores. Este reflujo y acumulación de sangre puede provocar la formación de varices.

Las venas varicosas estiran las paredes de las venas, que ya pueden estar débiles, y las muestran retorcidas y azules, justo debajo de la piel.

Son más comunes en las piernas porque las venas mueven la sangre hacia el corazón en contra de la gravedad, y las válvulas con fugas y las paredes débiles pueden dificultar aún más este desplazamiento.

Por qué salen las varices

cómo evitar las varices

A medida que envejecemos, nuestras venas y válvulas también envejecen, lo que significa que pueden debilitarse. Pero incluso la población más joven puede tener venas varicosas. Ciertas personas son más propensas a tener varices, y la edad es solo un factor. Estos son los otros grupos de personas que pueden ser susceptibles a las venas varicosas:

  1. Adultos de mediana edad y personas mayores. Alrededor de 22 millones de mujeres entre las edades de 40 y 80 años tienen venas varicosas. Se cree que las hormonas femeninas juegan un papel en esto. Si bien la población femenina corre más riesgo, los hombres en este mismo rango de edad de 40 a 80 años, también sufren este problema, con 11 millones de ellos con varices.
  2. Personas con trabajos sedentarios o que deben estar de pie durante largo tiempo cada jornada. Estar sentado durante largos períodos de tiempo puede llevar a desarrollar varices. Los músculos de las piernas juegan un papel importante en el movimiento de la sangre, pero cuando estamos sentados por largos períodos de tiempo, evitamos que puedan ayudar a moverla en contra de la gravedad. Lo mismo sucede al estar de pie durante mucho tiempo, puesto que ello ejerce una presión sobre las venas que favorece la aparición de varices.
  3. Personas que toman medicamentos hormonales. Por ejemplo, las mujeres que toman píldoras anticonceptivas o terapia de reemplazo hormonal, que a veces se prescribe para ayudar con los síntomas de la menopausia, tienen un mayor riesgo de venas varicosas.
  4. Problemas circulatorios. Cualquier daño en una vena, ya sea por un traumatismo o por la presencia de un coágulo de sangre, puede dañar sus válvulas y paredes, aumentando la probabilidad de que la vena se convierta en una variz.
  5. Obesidad y sobrepeso. El aumento de peso ejerce una presión adicional sobre las válvulas y las paredes de las venas y aumenta la posibilidad de que se desarrollen venas varicosas.
  6. Antecedentes familiares. La genética es un factor de riesgo y, cuando otros miembros de la familia tienen venas varicosas, es probable que se terminen desarrollando, ya que se cree que las válvulas con fugas son hereditarias.
  7. Mujeres embarazadas. Durante el embarazo, el feto en desarrollo descansa sobre las venas de la parte inferior del abdomen, lo que puede aumentar la cantidad de sangre que se acumula en las piernas. Por lo general averiguar cómo evitar varices en esta etapa puede ser algo complicado, aunque, las venas varicosas relacionadas con el embarazo tienden a desaparecer después de que nace el bebé.

Los síntomas de la aparición de venas varicosas son:

  • Sensación de pesadez o incomodidad en las piernas
  • Hinchazón en los pies, los tobillos o toda la pierna
  • Picazón alrededor de las venas o ardor en las piernas.
  • Sensación de latido en las piernas.
  • Cambios en la piel, en su tacto o tonalidad.

Cómo evitar las varices de forma natural y efectiva

cómo evitar las varices

Quienes saben cómo evitar las varices tienen claro que existen 3 métodos que funcionan y que su combinación entrega aún mejores resultados:

Ejercicios

El ejercicio no solo es un gran aliado para perder peso o mantener un peso corporal saludable. También es una excelente manera de ayudar a equilibrar las hormonas de forma natural y reducir la presión arterial. Todo esto puede prevenir la aparición de venas varicosas. El deporte favorece la circulación sanguínea, y ello contribuye a minimizar la inflamación, mejorando el estado de las venas de quienes sufren esta condición.

Algunas de las rutinas indicadas para evitar las varices son:

  • Activación de piernas: movimientos repetitivos ascendentes y descendentes, tanto de pierna entera, como de media pierna.
  • Bicicleta: puede ser estática o de carretera. También es una opción realizar el ejercicio de la bicicleta tumbándose con la espalda sobre el suelo.
  • Caminar: paseos de duración e intensidad adecuada a la edad y condición física. Siempre con calzado adecuado.
  • Natación: un ejercicio que alivia la prisión de manera efectiva y pueden realizar también quienes tienen problemas de articulaciones, debido a su bajo impacto.

Dieta

Los alimentos que comemos a diario deben nutrirnos, mantenernos saludables y sanarnos. Evitar los procesados, la sal en exceso, la cafeína o el alcohol es un buen punto de partida. Quienes saben cómo evitar las varices tienen claro que algunos de los mejores alimentos que pueden incluirse en la dieta son:

Alimentos ricos en fibra, como semillas de chía y de lino (que también aportan omega-3 y son conocidos por sus potentes propiedades anti inflamatorias), verduras, frutas frescas y legumbres y cereales integrales. Especial atención merecen los frutos rojos, porque aportan también antioxidantes, vitaminas E y C y flavonoides; sustancias que mejoran el funcionamiento del sistema cardiovascular, además del aspecto y salud de la piel. A estas se suman las verduras de hoja verde por ser fuente de magnesio, junto con el boniato y el plátano.

Hierbas y especias, como la cayena, la pimienta negra, la albahaca, el perejil o el cilantro, por sus propiedades diuréticas y sus beneficios para el sistema circulatorio. 

Proteínas de calidad, como las que vienen de las legumbres, el pescado y el marisco, que aportan fibra, unas; omega-3 y ácidos grasos, otras; favoreciendo en ambos casos el flujo sanguíneo y la salud de venas y capilares. Efectos que aumentan de eficacia si en la dieta se incluye el vinagre de manzana, conocido por ser un buen antiinflamatorio.

Masajes para favorecer la circulación

Además de una dieta basada en nutrientes y productos saludables y del uso de aceites esenciales, conviene aportar al organismo todo lo que necesita para un funcionamiento óptimo a través de suplementos, como el G7 Activ+ con Silicio, por sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes; y cremas y productos de cuidado a base de ingredientes naturales, como el G7 Light Legs+ para piernas cansadas, que hidrata y alivia.

Los masajes activan físicamente el flujo circulatorio, si se realizan con la presión adecuada y trabajando la zona de abajo hacia arriba. Empleando aceites esenciales se facilita acertar con la intensidad de la presión. A la hora de elegir, uno de los que suelen utilizarse con buenos resultados para activar la circulación es el aceite de ciprés. Para mejorar el estado de las piernas y varices, otras opciones son los aceites esenciales de menta, árbol de té y aceite de lavanda en pequeñas cantidades para calmar las áreas problemáticas.

New Call-to-action
New Call-to-action
New Call-to-action

Deja un comentario

No hay comentarios

​ ​