5€ de descuento en tu primera compra !Apúntate ahora!

Cómo tratar las cicatrices y mejorar el aspecto de la piel

Cómo tratar las cicatrices y mejorar el aspecto de la piel

13 minutos 991 views

¿Quieres averiguar cómo tratar las cicatrices? Entonces, antes te conviene entender cómo se producen y qué tipos existen. Las cicatrices se forman cuando lesionamos nuestro cuerpo de tal modo que el agente causante atraviesa la capa epidérmica de la piel, llegando hasta la dermis.

Después de sufrir una lesión, el primer paso del cuerpo para curarse es detener el sangrado. La sangre se coagula y el cuerpo pasa por una fase inflamatoria en la que los glóbulos blancos luchan contra las bacterias. Una vez superada esa amenaza, se forma el comienzo del tejido cicatricial, como una costra.

La piel consta de una capa externa llamada epidermis, la dermis subcutánea y la grasa. Si el corte es lo suficientemente profundo como para llegar a la dermis, es probable que quede cicatrizado. Esto se debe a los diferentes tipos de colágeno que componen esta capa de tejido.

New Call-to-action

Cuando la dermis está dañada, la proporción de colágeno cambia y la piel sana de manera desigual, perdiendo homogeneidad y dejando cicatrices.

Tipos de cicatrices

La probabilidad de tener una cicatriz y su apariencia posterior varían en función de la edad de la persona y de la ubicación de la herida. La piel más joven, que es más capaz de regenerarse, tiende a producir cicatrices más grandes y gruesas que la piel de mayor edad. El signo visual más común de cicatrización es la decoloración, aunque pueden darse cicatrices en tonos rojizo u oscuros; también destacan del resto de la piel por ser protuberantes.

Hay varios factores, como lesiones, quemaduras, acné, alergias y tratamientos médicos, que pueden dejar cicatrices difíciles de tratar. Las cicatrices en la cara, por ejemplo, son más complicadas de eliminar por completo, aunque sí pueden volverse más claras con el tiempo.

Cómo tratar las cicatrices y mejorar el aspecto de la piel

Si deseas conocer cómo tratar las cicatrices, te interesará descubrir cuáles son los tipos más comunes. Se trata de los siguientes:

  • Cicatrices queloides: estas cicatrices elevadas se alejan de los bordes de la herida original, adoptando una apariencia abultada y poco uniforme, donde pueden destacar distintas protuberancias.
  • Estrías: cuando la piel se encoge o crece rápidamente debido a cambios de peso o cambios físicos como el embarazo, el tejido conectivo se rompe y crea lo que se conoce como estrías. Se presentan en forma de líneas blancas, marrón oscuro, moradas o rojas.
  • Cicatrices atróficas: también conocidas como cicatrices onduladas, a menudo tienen una apariencia hundida, lo que da como resultado una textura desigual que las hace más visibles.
  • Cicatrices hipertróficas: suelen ser gruesas y se producen tras una herida o traumatismo. Son más comunes que los queloides.
  • Cicatrices o laceraciones quirúrgicas: las heridas en la piel por cirugía o accidentes pueden causar este tipo de cicatrización.
  • Cicatrices hiperpigmentadas e hipopigmentadas: presentan demasiada o muy poca melanina o hemosiderina. Las cicatrices hiperpigmentadas aparecerán más oscuras que la piel circundante, mientras que las cicatrices hipopigmentadas serán más claras a medida que sanan.
  • Cicatrices complejas: se denomina así a las cicatrices que surgen como resultado de quemaduras o traumas extensos y, a menudo, destacan por la complejidad asociada a la etapa de curación.
  • Eritema post inflamatorio: aunque no se clasifican médicamente como cicatrices, muchos expertos en el cuidado de la piel las tratan como tales. Los signos de eritema aparecen inmediatamente después de un brote y pueden ser de color rojo, rosa o morado.
  • Consecuencias de tatuajes: si alguien sufre una lesión por abrasión o explosión, los cuerpos extraños pueden penetrar en la piel y dejar una cicatriz.

Antes de elegir un tratamiento u otro como tratar las cicatrices, conviene tener claro ante qué tipo de problema nos encontramos. Para empezar, debe determinarse el tipo de cicatriz, ya que cada uno tiene un plan de tratamiento que funcionará mejor.

Cómo tratar las cicatrices recientes y antiguas

Algunos tratamientos funcionan bien con todos los tipos de cicatrices. Es el caso de los siguientes:

  • Aceite de coco: este aceite tropical tiene varios beneficios para la piel. Es un humectante que puede ayudar a que las heridas sanen más rápido. Además, tiene ácidos grasos que favorecen la reproducción celular. Se ha demostrado que uno de esos ácidos grasos, la monolaurina, protege contra las bacterias.
  • Suplementos de zinc: el zinc es un mineral importante para ayudar a sanar las heridas. Ayuda a reducir la inflamación y generar crecimiento celular, lo que puede ayudar a curar las cicatrices.

Sin embargo, hay formas como tratar las cicatrices especialmente indicadas para las más recientes, como es el masaje. La forma de aplicarlo es, una vez que la herida ha sanado, suavemente, con movimientos circulares y ligera presión. El objetivo es romper la construcción de colágeno en el tejido debajo. Algunos tipos de cicatrices pueden desarrollar cordones o hebras apretadas de tejido similar a una cuerda justo debajo de la piel. Masajear y tirar de los hilos puede estirarlos y relajarlos, lo que ayuda a mejorar la textura y la homogeneidad de la cicatriz.

De la misma manera, existen otras estrategias que funcionan mejor con las cicatrices más antiguas, como es aplicar rosa mosqueta para favorecer la adopción de un tono de piel homogéneo. Si el producto de cosmética natural empleado está enriquecido con Silicio, los resultados mejoran ya que este componente estimula la producción de colágeno, algo que falta en la piel que sufre el problema.

Cómo tratar las cicatrices y mejorar el aspecto de la piel

Cómo tratar las cicatrices y mejorar el aspecto de la piel

El mejor momento para tratar una cicatriz es cuanto antes, cuando la marca postinflamatoria todavía está roja. El motivo es que postergar el tratamiento y dar tiempo a la curación completa, puede provocar que las cicatrices adquieran tonalidades marrones por oxidación, convirtiéndose básicamente en depósitos de hierro que son más difíciles de tratar en el futuro.

Además de tener esto en cuenta, cabe señalar que es importante recordar que hay algunos nutrientes que favorecen la capacidad regenerativa de la piel y su proceso de reparación natural, como el zinc o el silicio. Por ello, además de las recomendaciones a seguir para saber cómo tratar las cicatrices, es positivo incorporar suplementos en la dieta que los incluyan. Por ejemplo, G7 Beauty, que beneficia a la salud de la piel en general al hidratarla, eliminar manchas y ralentizar el proceso degenerativo de los tejidos que se asocia al envejecimiento.

New Call-to-action

Deja un comentario

No hay comentarios

​ ​