5€ de descuento en tu primera compra !Apúntate ahora!

Una mujer pone en remojo sus manos para cuidar la cutícula uña

Cómo cuidar la cutícula: uña más fuerte durante todo el año

15 minutos 158 views

Las cutículas son una parte esencial de la salud de las uñas, pero a menudo no reciben la atención que merecen. Sin embargo, su cuidado adecuado puede marcar una gran diferencia en la fortaleza y la apariencia general de las uñas. A continuación, te presentamos una guía completa sobre cómo cuidar tus cutículas para conseguir unas manos más sanas y bonitas en todo momento.

New Call-to-action

¿Qué es y cuál es la función de la cutícula?

La cutícula de las uñas, también conocida como eponiquio, es una fina capa de piel que se encuentra en la base de la uña, donde se une con la piel del dedo. Su función principal es actuar como una barrera protectora para evitar la entrada de bacterias, hongos u otros microorganismos en el área debajo de la uña, lo que podría causar infecciones.

Además de proteger la uña y la piel circundante, la cutícula también ayuda a mantener la humedad en el lecho ungueal, contribuyendo así a la salud y flexibilidad de la uña. La cutícula forma una barrera natural que ayuda a prevenir la pérdida excesiva de humedad de la uña y la piel que la rodea.

Aunque la cutícula cumple una función importante en la protección de las uñas y la piel circundante, a veces puede volverse excesivamente gruesa o desarrollar pequeñas irregularidades. En estos casos, es común que las personas opten por recortar o empujar suavemente la cutícula para mantener un aspecto más ordenado y limpio. Sin embargo, es importante tener cuidado al manipular la cutícula para evitar lesiones o infecciones.

Una mujer se hace la manicura empujando la cutícula uña con un palo de madera

¿Cómo cuidar las cutículas de las uñas?

¿Es bueno quitar las cutículas?

Como hemos mencionado anteriormente, la cutícula actúa como una barrera natural que protege el lecho ungueal contra infecciones y pérdida excesiva de humedad. Eliminar completamente la cutícula puede dejar el área más expuesta a infecciones bacterianas, fúngicas o víricas. Además, el proceso de cortar o empujar agresivamente la cutícula puede causar daño en la piel alrededor de las uñas, lo que podría aumentar el riesgo de infecciones, inflamación e incluso daño permanente en el lecho ungueal.

En lugar de eliminar completamente la cutícula, se pueden seguir prácticas más seguras para mantener las uñas y su contorno limpios y saludables. Estos incluyen remojar las manos en agua tibia para ablandar la cutícula y luego empujarla suavemente hacia atrás con un palito de naranjo o una herramienta diseñada para este propósito. También es posible usar cremas o aceites hidratantes para mantener la cutícula suave y flexible.

No obstante, si decides eliminar tus cutículas, es importante hacerlo de manera segura y preferiblemente por un profesional que esté capacitado para realizar esta tarea de manera adecuada y minimizar el riesgo de lesiones.

Cómo retirarlas sin problemas

Si decides retirar tus cutículas, aquí hay algunos pasos que puedes seguir para hacerlo de manera segura:

  1. Pon las manos a remojo: Antes de comenzar, sumerge tus manos en agua tibia durante unos minutos. Esto ayudará a ablandar la cutícula y facilitará su retirada.
  2. Aplica un producto suavizante: Utiliza un producto suavizante de cutículas, como un aceite o crema específicamente diseñado para este propósito. Aplica el producto sobre las cutículas y deja que actúe según las instrucciones del fabricante.
  3. Empuja suavemente las cutículas hacia atrás: Usa un palito de naranjo o una herramienta de empuje de cutículas para empujar suavemente las cutículas hacia atrás. Hazlo con movimientos suaves y delicados para evitar dañar la piel.
  4. Recorta cuidadosamente: Si hay pieles sueltas o cutículas sobresalientes que desees eliminar, utiliza unas tijeras de manicura con punta roma para recortarlas con cuidado. Corta solo lo necesario y evita cortar demasiado cerca de la base de la uña para evitar lesiones.
  5. Hidrata después: Después de retirar las cutículas, asegúrate de hidratar bien tus manos y uñas con una crema o aceite hidratante. Esto ayudará a mantener la piel suave y flexible y a prevenir la sequedad.

Recuerda que es importante ser suave y paciente al retirar las cutículas para evitar lesiones. Si no te sientes cómodo haciéndolo tú mismo o tienes preocupaciones sobre la salud de tus uñas y cutículas, considera visitar a un profesional de manicura que pueda realizar el procedimiento de manera segura y experta.

Protección e higiene de las cutículas

Además de la retirada, un asunto en el que pensamos menos a menudo pero que es igualmente importante es la protección de nuestras cutículas. Algunas acciones sencillas que podemos llevar a cabo para proteger y mantener la higiene de las cutículas son:

  1. Hidrata tus manos regularmente: Mantén tus manos y uñas bien hidratadas utilizando cremas o aceites hidratantes. Esto ayudará a mantener la cutícula suave y flexible, reduciendo la probabilidad de que se vuelva seca y se agriete.
  2. No muerdas ni arranques las cutículas: Evita morder o arrancar las cutículas, ya que esto puede causar lesiones e incluso infecciones. En su lugar, empuja suavemente las cutículas hacia atrás con un palito de naranjo o una herramienta de empuje de cutículas después de haberlas ablandado con agua tibia.
  3. Evita el exceso de manicura: No retires las cutículas en exceso ni las cortes demasiado cerca de la base de la uña. Esto puede dañar la piel y aumentar el riesgo de infecciones.
  4. Protégete contra productos químicos: Al manipular productos químicos agresivos, como detergentes o limpiadores, utiliza guantes de protección para evitar el contacto directo con la piel y las uñas, lo que podría irritar o secar las cutículas.
  5. Limpia tus manos adecuadamente: Lávate las manos regularmente con agua y jabón para mantenerlas limpias y prevenir la acumulación de suciedad y bacterias alrededor de las uñas y las cutículas. Sécalas completamente después de lavarlas para evitar la proliferación de hongos u otras infecciones.
  6. Mantén una alimentación saludable: Una dieta equilibrada y rica en vitaminas y minerales es importante para la salud general de la piel, las uñas y las cutículas. Asegúrate de consumir suficientes nutrientes como biotina, vitamina E y omega-3, que pueden ayudar a fortalecer las uñas y mantener la piel saludable.
Primer plano de una persona echándose aceite hidratante en la cutícula uña

Hidratación, la mejor ayuda

Mantener las cutículas de las uñas hidratadas es importante por varias razones, entre ellas, la flexibilidad y salud de la piel, la prevención de infecciones o la promoción del crecimiento de las uñas.

Para mantener las cutículas hidratadas, puedes usar regularmente cremas o aceites hidratantes específicamente diseñados para cutículas. Aplicar estos productos después de lavar las manos o antes de acostarte puede ayudar a mantener la humedad en las cutículas y prevenir la sequedad. Además, beber suficiente agua y consumir una dieta equilibrada rica en vitaminas y minerales también puede contribuir a la salud de las uñas y las cutículas desde adentro hacia afuera.

Cuidar las cutículas, el secreto para unas manos bonitas

El cuidado adecuado de las cutículas es esencial para mantener unas uñas fuertes y saludables durante todo el año. Sigue estos consejos para hidratar tus cutículas, proteger tus manos, mantener una dieta saludable y evitar hábitos dañinos. Con un poco de atención y cuidado regular, tus cutículas estarán en óptimas condiciones, lo que se reflejará en la fuerza y la belleza de tus uñas.

New Call-to-action

Deja un comentario

No hay comentarios

​ ​