5€ de descuento en tu primera compra !Apúntate ahora!

Defensas bajas síntomas y remedios

¿Tienes defensas bajas?: síntomas y remedios

16 minutos 228 views
New Call-to-action

Si de un tiempo a esta parte sientes un cansancio más pronunciado de lo habitual en ti, puede ser un síntoma de que los niveles de tus defensas no son todo lo altos que deberían. En este caso, te animamos a continuar leyendo estas líneas, ya que hay muchos remedios y nuevos hábitos que puedes implementar en tu día a día para ayudarte a mejorar.

Los seres humanos contamos con un escudo protector contra virus y otras bacterias que pueden afectar a nuestro organismo. Esta protección es nuestro sistema inmunológico, por ello, debemos ponerle atención y ayudarle a mantener siempre unos niveles óptimos que nos permitan estar siempre en el mejor estado de salud.

Existen diferentes motivos por los que, en determinados momentos vitales, podemos presentar síntomas de que nuestras defensas están bajas. Algunos de ellos pueden ser no llevar una alimentación saludable, estar expuestos a diferentes cambios de temperatura o padecer algún tipo de enfermedad que afecta a esta parte de nuestro organismo.

Cuando esto sucede, nuestro sistema inmunológico no es capaz de defenderse frente a factores externos que lo debilitan, haciendo que nuestra salud física se vea mermada y presentemos defensas bajas.

Para asegurarnos de que nuestro sistema inmune se mantiene en un estado óptimo, debemos asegurarnos de que le damos las vitaminas, minerales y nutrientes necesarios en cada momento. Uno de los más beneficiosos es el silicio. A continuación resolvemos tus dudas sobre si tu sistema inmunológico está debilitado, y cómo puedes ayudarlo a funcionar mejor:

¿Cómo puedo saber si tengo las defensas bajas?

A menos que nos hagamos unos análisis, no podemos medir de manera exacta cómo se encuentran las defensas de nuestro cuerpo. Podemos conocer estos niveles gracias al Microbioma Intestinal Clínico, un análisis que nos presenta información detallada sobre los microorganismos que desempeñan funciones vitales como la nutrición y están presentes en nuestro intestino. 

Gracias a este examen es posible determinar si estamos sufriendo una disbiosis o lo que es lo mismo, un desequilibrio en la flora intestinal. Algunas de las causas que la provocan son la ingesta de antibióticos, hormonas o píldoras anticonceptivas, quimioterapia, edulcorantes artificiales, exceso de grasa o azúcar, estrés o alcohol.

Cuando empezamos a presentar síntomas físicos como vulnerabilidad a cualquier infección, especialmente si se trata de aquellas que afectan al sistema respiratorio, puede ser una clara señal de que nuestras defensas están bajas

Estos son algunos de los síntomas que manifiestan que tu sistema inmunológico no está funcionando todo lo bien que debería:

  • Herpes. Estas molestas enfermedades aparecen cuando nuestro sistema inmunológico no está fuerte. Estas lesiones pueden presentarse en cualquier lugar, pero cuando aparecen por una bajada de defensas, los lugares más comunes son la boca o los labios.
  • Resfriados muy frecuentes y difíciles de curar. Cuando tus defensas no son todo lo fuertes que deberían, es muy sencillo contagiarse de cualquier enfermedad que circule en el ambiente. El mínimo contacto hace que te resfríes con mucha mayor frecuencia.
  • Caída del cabello. Aunque en muchas ocasiones esta sintomatología hace referencia a otros problemas como el estrés, si estás experimentando una infrecuente caída de cabello, puede que tus defensas necesiten un poco de ayuda.
  • Fatiga frecuente. Si te sientes cansado al realizar actividades que requieren de poco esfuerzo físico es un síntoma indicativo de que nuestro sistema inmunológico no está funcionando como debería.
  • Desorientación o mareos. Si pierdes la noción del tiempo o el espacio por unos segundos, este puede ser un síntoma de defensas bajas. No se trata de un síntoma muy habitual aunque si esto sucede, puede que venga acompañado de sangrados nasales.
  • Problemas de cicatrización. Cuando tu cuerpo tarda más tiempo del habitual en cicatrizar pequeñas heridas es otro de los síntomas de que tienes las defensas bajas.
New Call-to-action

¿Cuál es la mejor vitamina para subir las defensas?

Si te has visto reconocido en algunos de los síntomas descritos previamente puede que necesites reforzar tu sistema inmunológico. Afortunadamente, podemos poner remedio de manera natural y solventar rápidamente los problemas que esto nos puede estar provocando. 

Uno de los principales complementos que pueden ayudarnos a ello es el silicio orgánico. Si este importante mineral falta en nuestro cuerpo podemos experimentar una bajada de defensas, por lo que incorporarlo de manera sana y natural en tu día a día será de gran ayuda. 

También los probióticos juegan un papel fundamental en el mantenimiento saludable de tu sistema inmunológico. Gracias a ellos podrás mantener tus defensas altas de manera natural.

A continuación, te mostramos las vitaminas más importantes para ayudar a tu cuerpo a mejorar sus defensas:

Vitamina C: aumenta tus niveles de colágeno

La vitamina C es la principal aliada de nuestro cuerpo para prevenir infecciones o gérmenes en la nariz, intestino y pulmones. Esta ayuda a sintetizar el colágeno de manera natural y mantiene nuestras defensas en los niveles adecuados.

Las fuentes más importantes de vitamina C son las frutas del bosque, los pimientos y las espinacas. Gracias a estos alimentos incrementarás la producción de células blancas, enzimas y anticuerpos, que serán de gran ayuda para ayudar a tu sistema inmunológico a subir sus defensas. 

Vitamina A: genera anticuerpos

Esta vitamina es muy apropiada para subir las defensas de tu sistema inmunológico. Gracias a ella puedes aumentar tus defensas y generar anticuerpos para evitar futuras enfermedades o estados infecciosos.

Puedes ingerir esta generosa vitamina en forma de lácteos, brócoli, huevos o col rizada. Todos ellos te ayudarán a aumentar la creación de linfocitos en tu cuerpo, ayudándote a mejorar tu estado de salud.

Vitamina E: favorece a tus linfocitos

La vitamina E es uno de los antioxidantes más importantes con los que cuenta nuestro cuerpo para fortalecer nuestras paredes celulares. Gracias a ellos los linfocitos tipo T actúan como defensores de nuestro sistema inmune, ayudándonos a reducir también la inflamación.

Ingerir vitamina E de manera equilibrada hará que notemos los cambios en nuestro cuerpo al instante. Esta vitamina la podemos encontrar en las nueces, semillas y aceites vegetales de primera presión en frío, de manera que será muy sencillo incorporarlas en nuestro día a día.

Vitamina B2: para tus glóbulos rojos

Gracias a esta vitamina podemos mantener nuestros glóbulos rojos a niveles saludables. Ellos son los encargados de que nuestro sistema inmune funcione debidamente. Gracias a su efecto antioxidante actúa también contra los síntomas del envejecimiento.

Entre los alimentos que aportan mayor cantidad de glóbulos rojos encontramos las carnes magras, los huevos y las verduras de color verde como la lechuga y las acelgas.

Vitamina D: una de las más importantes

Esta vitamina es una de las más importantes para favorecer nuestro sistema inmunológico. Gracias a ella podemos mantener nuestros linfocitos T a punto para defendernos ante una infección. Son también los encargados de regular la producción de citoquinas, que son las encargadas de controlar la actividad del sistema inmunológico. 

En nuestra alimentación, podemos incorporar esta vitamina en forma de huevos, pescado o aceite. Aunque también podemos conseguirla añadiendo a nuestra rutina diaria 10 minutos de exposición solar.

Vitamina B6: produce células inmunes

La vitamina B6 la podemos encontrar en las patatas, los plátanos, los germinados, la carne y el pescado o el tofu. Gracias a ella regulamos la producción de células inmunes, e incrementamos el número de anticuerpos.

Vitamina B9: proveniente del ácido fólico

Esta vitamina B9 es una fuente muy importante de salud para el cuerpo ya que actúa contra el envejecimiento. Se encarga de activar la producción de linfocitos T, que disminuyen con el tiempo.

Podemos encontrar la vitamina B9 en los huevos, el melón o el albaricoque.Nuestro sistema inmunológico es el escudo de protección más importante del que dispone nuestro organismo contra agresiones externas. Gracias a él podemos mantener nuestra salud al 100%. Para ello, debemos mantener siempre elevados nuestros niveles de nutrientes y vitaminas, que son los que ayudan a nuestras defensas.

New Call-to-action

Deja un comentario

No hay comentarios

​ ​