5€ de descuento en tu primera compra !Apúntate ahora!

ilustración deterioro cognitivo

Deterioro cognitivo: grados e implicaciones para la persona afectada

18 minutos 104 views

A medida que progresa el envejecimiento se puede dar una limitación o merma gradual de las capacidades funcionales, pero eso no significa que sea normal experimentar una pérdida patológica de funcionalidades.

Dicho de otra manera, estados como la demencia o el Alzheimer no son un proceso natural del envejecimiento. En ese caso hablamos de enfermedades que conllevan deterioro cognitivo. Los grados, síntomas y el abordaje dependerán de la patología concreta que se sufra. Y es que existe una variedad de formas en las que este deterioro puede producirse. 

New Call-to-action

Sí es importante tener en cuenta que, dada la mayor esperanza de vida, la incidencia y la prevalencia de este problema ha aumentado considerablemente en las últimas décadas. 

A continuación explicamos los conceptos básicos del deterioro cognitivo para ayudarte a comprenderlo mejor.

¿Qué es el deterioro cognitivo?

Hablamos de deterioro cognitivo para referirnos a la pérdida o alteración de funciones mentales como la memoria, el lenguaje, la conducta, la orientación o el reconocimiento visual.

Cuando estas funciones se encuentran alteradas, el desempeño de actividades cotidianas y la interacción social de la persona con deterioro cognitivo se ven afectadas en mayor o menor medida.

deterioro cognitivo, grados - evaluación medica del cerebro

Al igual que el envejecimiento, el deterioro cognitivo es una condición heterogénea cuyas causas, no siempre claras, también presentan una gran variabilidad y van mucho más allá del paso de los años.

Por ejemplo, la exposición y/o acumulación de metales pesados (como aluminio, plomo, mercurio, arsénico, etc.) puede dar lugar a una demencia de origen metabólico. Por tanto, la toxicidad por metales pesados puede provocar un deterioro de las capacidades cognitivas incluso en personas jóvenes.

Esto es importante para el abordaje del problema, así como para poder poner en práctica cualquier medida que esté en nuestra mano y que contribuya a evitar el daño de nuestras capacidades. 

En el caso del deterioro cognitivo ocasionado por la toxicidad de metales pesados, presentes tanto en alimentos naturales (por ejemplo, los pescados) como procesados, podemos tomar medidas preventivas garantizando un buen aporte de silicio en nuestra dieta.

Este oligoelemento esencial, es un quelante de esos metales pesados nocivos para nuestra salud. Es decir que, resulta clave para la detoxificación del aluminio, el mercurio y demás metales pesados, así como para prevenir que se acumulen y propicien el deterioro cognitivo. 

Por tanto, una buena alimentación, hábitos de vida y la incorporación de suplementos o complejos que contengan, por ejemplo, silicio orgánico nos ayudará a reducir el riesgo de sufrir este tipo daño. 

Si además nos decantamos por una suplementación que contenga biotina, mejor aún, ya que esta es importante para el correcto funcionamiento del sistema nervioso y las funciones psicológicas.

En definitiva, aunque el deterioro cognitivo tiende a ser más patente a edades avanzadas, esta condición no es exclusiva de personas mayores y, en cualquier caso, se puede presentar con diferentes grados y formas como veremos a continuación. 

Deterioro cognitivo: grados de afectación

El grado de deterioro cognitivo que presenta una persona es clave a la hora de determinar el tratamiento y prever el avance del problema.

Por ello, se realizan diferentes pruebas y tests de deterioro cognitivos que permiten valorar el nivel de afectación que sufre la persona, que puede ser:

  • Deterioro cognitivo leve: 

El deterioro cognitivo leve conlleva pérdidas de memoria o una ligera afectación de habilidades cognitivas, pero no afecta al desempeño de las actividades normales.

Cuando existe este grado de deterioro la persona afectada experimenta una mayor dificultad para recordar cosas y detalles que antes rememoraba de manera automática. Sin embargo, no se puede decir que exista demencia o una situación patológica. 

Se trata de un déficit subjetivo, puesto que la persona afectada es consciente de sus olvidos, pero estos no resultan alarmantes para la familia y su entorno próximo.

En cualquier caso, la persona puede seguir llevando una vida totalmente normal, con autonomía e independencia. 

  • Demencia leve o deterioro cognitivo medio:

Cuando la persona empieza a percibir limitaciones o fallos en sus habilidades funcionales y cognitivas hablamos de demencia leve o deterioro cognitivo medio.

Por ejemplo, la persona afectada puede sentirse perdida o confusa en determinados momentos o experimentar una mayor dificultad para recordar detalles concretos, como una fecha.

En algunos casos también puede manifestarse una alteración de la conducta no demasiado evidente para el entorno de la persona afectada, como cambios de humor que ocurren de manera brusca.

  • Demencia moderada: 

Hablamos de demencia moderada cuando ya existe un deterioro cognitivo considerable, perceptible y preocupante para el entorno de la persona que lo sufre.

La persona afectada presenta con frecuencia incapacidad para entender conceptos, así como para aprender algo nuevo. 

Además, aparece una dificultad significativa para la realización de tareas cotidianas y se acentúa la afectación de la conducta, siendo frecuentes los ataques de ira o ansiedad.

También es común que se produzcan episodios de desorientación o en los que la persona no se reconozca en el entorno, sintiéndose confusa o desubicada.

  • Deterioro cognitivo avanzado: 

Cuando existe este grado de deterioro hablamos de una demencia grave.

En estos casos, la persona afectada ya no puede desempeñar tareas básicas (comer, asearse, ir al baño…) y experimenta pérdidas de memoria severas.

Por tanto, se trata de situaciones en las que ya se requiere de una persona o cuidador que ayude y atienda a la persona que sufre deterioro cognitivo grave. 

Otras clasificaciones del deterioro cognitivo

El deterioro cognitivo, así como el cerebro en sí mismo, es muy complejo y variable.

Para poder comprenderlo de manera sencilla, hemos hablado de una clasificación del grado de deterioro leve, medio, considerable y avanzado o grave.

No obstante, conviene tener en cuenta que podemos encontrarnos el deterioro cognitivo clasificado de formas alternativas. 

Por ejemplo, al emplear la Escala de deterioro Global de Reisberg se distinguen 7 grados diferentes de afectación. Estos van desde la ausencia de déficits (que sería el grado 1) hasta una enfermedad de Alzheimer en estado grave (grado 7).

Tipos de pérdida de funciones mentales

No todas las demencias son iguales, aunque todas compartan o se caractericen por la alteración de la conducta y de las funciones cognitivas.

deterioro cognitivo, grados - puzzle para mantener la salud cerebral

Existen diferentes tipos de deterioro cognitivo o demencias, que es como habitualmente y de forma genérica nos referimos a este conjunto de condiciones.

La evolución del deterioro cognitivo, los síntomas y sus grados dependerán de la causa en origen y las áreas del cerebro que se vean afectadas. Aunque existen diversos enfoques, los tipos de demencia o deterioro cognitivo se pueden distinguir de la siguiente manera:

  • En función de la posibilidad de recuperación. 

Esta distinción es sencilla, ya que se limita a diferenciar entre el deterioro reversible e irreversible. 

Serían situaciones de demencia potencialmente reversible las causadas por tumores cerebrales, traumatismos o infecciones, entre otros. 

Entre los tipos de deterioro cognitivo irreversible se incluirían todos aquellos que no tienen cura, como la demencia vascular o el deterioro debido a diferentes enfermedades neurodegenerativas. 

  • En función de las zonas del cerebro afectadas. 

En este caso, con un enfoque más anatómico, se distinguen tres tipos de demencias: corticales, subcorticales o mixtas

En las corticales, tiene lugar una afectación del córtex cerebral principalmente y el ejemplo clásico de este tipo de deterioro es la enfermedad de Alzheimer

En las demencias subcorticales se ven dañadas áreas cerebrales que se encuentran ubicadas por debajo del córtex y se trata de un tipo de afectación puede derivar de patologías como el Parkinson o la enfermedad de Huntington.

Como sugiere su denominación, en las demencias mixtas se da una combinación de diferentes causas y una afectación de ambas áreas cerebrales.

Como ves, se trata de un tema muy complejo y con multitud de variantes. 

Por ello es importante que, si detectas algún tipo de deterioro cognitivo en tí mismo o en otras personas, acudas a un profesional que pueda evaluarte correctamente.

Ten en cuenta que, aunque no en todos los casos podremos evitarlo, siempre hay cosas que podemos hacer para mantener una buena función cognitiva y minimizar las probabilidades de sufrir deterioro cognitivo

La lectura, los juegos de mesa, el aprendizaje de cosas nuevas, las tareas que requieran cierto esfuerzo mental o el cambio de rutinas son actividades diarias muy sencillas que pueden ayudarte a mantener tus capacidades cognitivas en buena forma.

Tal y como hemos mencionado, la alimentación también es fundamental para una correcta salud cerebral

Además, debemos proteger nuestro cerebro de agresiones nocivas como la acumulación de metales pesados.  

A esto podemos hacerle frente específicamente reforzando el aporte de silicio orgánico y biotina en nuestra dieta, algo que podemos lograr mediante la incorporación de un suplemento adecuado como G7 Neuro Health.

New Call-to-action

Deja un comentario

No hay comentarios

​ ​