5€ de descuento en tu primera compra !Apúntate ahora!

digestión enzimática

Digestión enzimática: ¿qué es y cómo se lleva a cabo?

14 minutos 621 views

La digestión enzimática es la acción de las enzimas para descomponer los alimentos ingeridos en sustancias de fácil absorción y asimilación.

Las enzimas digestivas ayudan en el proceso de digestión química de los alimentos descomponiendo partículas complejas en otras más simples. De esta forma, las moléculas sí pueden ser absorbidas por la sangre y transportadas a todas las células del cuerpo.

En este artículo explicaremos cómo se lleva a cabo la digestión enzimática y dónde empieza. Hablaremos sobre las enzimas digestivas más importantes, cuál es su función y qué consecuencias tiene su ausencia para el metabolismo.

New Call-to-action

¿Cómo se lleva a cabo la digestión enzimática?

El proceso digestivo comienza en la boca cuando ingerimos un alimento y empezamos a masticar. Las enzimas digestivas van dividiendo las moléculas complejas y de gran tamaño que forman las proteínas, los carbohidratos y las grasas en otras más pequeñas. Esto permite que los nutrientes de los alimentos puedan ser absorbidos por la sangre y sean transportados por el torrente sanguíneo al resto del cuerpo.

¿Dónde se inicia la digestión enzimática?

La primera enzima que entra en contacto con los alimentos se encuentra en la saliva e induce la liberación de la enzima ptialina o amilasa salival en la cavidad oral, que se encarga de descomponer los carbohidratos complejos.

El estómago, el intestino delgado y el páncreas también producen enzimas digestivas.

¿Dónde ocurre la mayor parte de la digestión enzimática?

La mayor parte de la digestión química tiene lugar en el intestino delgado. El quimo digerido del estómago pasa a través del píloro hasta el duodeno, donde se mezcla con las secreciones del páncreas y del duodeno.

El páncreas es el responsable de secretar enzimas digestivas al duodeno, que ayudan a descomponer grasas, proteínas e hidratos.

digestión enzimática páncreas

¿Cuáles son las principales enzimas digestivas?

Las enzimas digestivas son proteínas que se encuentran naturalmente en el cuerpo (aunque también se pueden tomar como suplemento). Son necesarias para permitir la absorción de nutrientes y mantener una salud óptima. Sin estas enzimas, los nutrientes de los alimentos se desperdiciarían.

Amilasa

Se encarga de digerir los carbohidratos. Descompone los almidones en azúcares. La amilasa es secretada tanto por las glándulas salivales como por el páncreas.

Niveles bajos de amilasa pueden estar relacionados con una pancreatitis crónica o una enfermedad hepática. 

Proteasa

También llamadas enzimas proteolíticas o peptidasas, estas enzimas digestivas descomponen las proteínas en aminoácidos. 

Además, desempeñan un papel importante en numerosos procesos corporales:

  • Coagulación de la sangre.
  • Función inmune.
  • División celular.

Las proteasas son producidas en el estómago y en el páncreas y las principales son: pepsina, tripsina, quimotripsina y carboxipeptidasa A y B. 

Lipasa

Esta enzima descompone las grasas en ácidos grasos y glicerol o alcohol de azúcar simple. Se produce mayormente en el páncreas, y en menores cantidades en la boca y el estómago.

Enzimas digestivas: fuentes naturales y suplementos

Hay alimentos que contienen enzimas digestivas naturales que pueden ayudar en la digestión:

  • Miel: amilasa y proteasa.
  • Papaya: papaína.
  • Aguacate: lipasa.
  • Mango y banana: amilasa.

Existen afecciones que pueden provocar un déficit de enzimas digestivas, como la intolerancia a la lactosa o la insuficiencia pancreática exocrina. Cuando esto ocurre, es posible que sea necesario incluir más cantidad de estos alimentos en la dieta y añadir suplementos de enzimas de venta libre o recetados por profesionales de la salud, según cada caso.

Cuando la falta de enzimas digestivas provoca una mala digestión, molestias o desnutrición, se denomina insuficiencia pancreática exocrina. En estos casos, es recomendable tomar un suplemento de enzimas digestivas adecuado antes de las comidas para ayudar al cuerpo a procesar los alimentos de forma efectiva.

¿Qué consecuencias tiene la ausencia de enzimas en nuestro metabolismo?

Si el organismo no produce las enzimas digestivas suficientes, no podrá digerir los alimentos correctamente. Esto irá acompañado de síntomas como dolores de estómago, diarrea o gases, entre otros.

El déficit o ausencia de enzimas digestivas puede provocar la acumulación de compuestos tóxicos capaces de alterar las funciones normales de los órganos y provocar fallos en la producción de compuestos biológicos necesarios.

Sin enzimas digestivas, la mayoría de las reacciones metabólicas tardarían mucho más y no serían lo suficientemente rápidas para sustentar la vida. La actividad enzimática permite que una célula responda ante las demandas ambientales cambiantes y regule sus vías metabólicas, que son imprescindibles para la supervivencia celular.

En muchos casos, estas deficiencias se pueden tratar haciendo determinados cambios en la alimentación. Se deben evitar ciertos alimentos, incluir más alimentos que contengan enzimas digestivas naturales y tomar suplementos enzimáticos recetados o de venta libre, según las recomendaciones de un nutricionista especializado.

digestión enzimática estómago

Digestión enzimática: clave en el proceso digestivo

Las enzimas digestivas están presentes de forma natural en el cuerpo y crean reacciones químicas que contribuyen a multitud de procesos, desde la descomposición de los alimentos durante la digestión, hasta el desarrollo muscular o la destrucción de toxinas.

Su principal beneficio es ayudar al proceso digestivo, descomponer los macronutrientes y mejorar su absorción. Además, contribuyen a reducir los síntomas gastrointestinales, como el dolor abdominal. Para mantener unos niveles adecuados de enzimas digestivas, es recomendable tomar alimentos que las contienen de forma natural como el aguacate o la papaya, o añadir un suplemento cuando sea necesario. 

La digestión es un proceso muy sensible y complejo, y sus tejidos son susceptibles de inflamarse. En este aspecto, el silicio orgánico es un mineral imprescindible para nuestro organismo, aunque con el paso de los años, sus niveles van descendiendo. El G7 Siliplant ha sido formulado con silicio orgánico de alta biodisponibilidad proveniente de las plantas, especialmente de la cola de caballo y el romero. Contribuye a la formación de colágeno, ayuda a eliminar toxinas y a reducir la inflamación del sistema digestivo. Suplementarse justificadamente y a la vez mantener una dieta saludable, es altamente recomendable si queremos gozar de una buena salud intestinal. 

New Call-to-action

Deja un comentario

No hay comentarios

​ ​