5€ de descuento en tu primera compra !Apúntate ahora!

Eliminar toxinas con una buena alimentacion y ejercicio

Disbiosis intestinal: qué es, cómo prevenirla y tratamiento

23 minutos 634 views

El intestino es un ecosistema complejo lleno de miles de millones de bacterias. Pero ¿sabías que un desequilibrio en la flora intestinal puede tener efectos adversos en todo nuestro organismo? Este desequilibrio es conocido como disbiosis intestinal, un problema que va más allá de los problemas habituales que nos suelen venir a la cabeza cuando pensamos en trastornos intestinales. La buena noticia es que la posibilidad de prevenir este problema y afrontarlo existe y está en cada uno de nosotros. 

New Call-to-action

¿Qué es la disbiosis intestinal?

La disbiosis intestinal es un desequilibrio en la composición de la microbiota intestinal; es decir, en el conjunto de microorganismos que habitan en el intestino y que desempeñan funciones cruciales para la digestión, la absorción de nutrientes, la producción de vitaminas y la protección contra patógenos.

En una situación saludable, hay un equilibrio entre las bacterias beneficiosas y las potencialmente dañinas. Sin embargo, en una disbiosis, este equilibrio se altera, dando lugar a una sobreabundancia de bacterias dañinas o a una reducción en la cantidad de bacterias beneficiosas.

Es importante mencionar que los desequilibrios en la microbiota pueden tener un impacto más allá del tracto digestivo. Por ejemplo, se ha observado que la comunicación bidireccional entre el intestino y el cerebro, conocida como el eje intestino-cerebro, puede influir en la salud mental.

En este sentido, varios mecanismos podrían explicar la conexión entre la disbiosis intestinal y la depresión. Uno de ellos involucra la producción de neurotransmisores en el intestino, como la serotonina, que desempeñan un papel fundamental en la regulación del estado de ánimo. Además, la inflamación crónica relacionada con la disbiosis podría influir en el funcionamiento del cerebro y contribuir a problemas de salud mental.

Por otra parte, la disbiosis intestinal también puede afectar la permeabilidad intestinal, lo que se conoce como «intestino permeable». Esto podría permitir que moléculas no deseadas entren en el torrente sanguíneo y llegar al cerebro, lo que, potencialmente, podría contribuir a la inflamación cerebral y los trastornos psicológicos.

Bacterias intestinales

¿Cuáles son los síntomas de la disbiosis intestinal?

La disbiosis intestinal puede manifestarse a través de diversos síntomas. Sin embargo, es importante señalar que, en sus etapas iniciales, la disbiosis puede ser asintomática.

A medida que la disbiosis avanza pueden aparecer los siguientes síntomas:

  • Dolor abdominal y molestias digestivas: los pacientes pueden experimentar dolor abdominal, cólicos intestinales y molestias digestivas, como hinchazón y sensación de pesadez después de las comidas. También puede experimentar acidez y sensación de ardor en el pecho debido al reflujo ácido desde el estómago hasta el esófago.
  • Problemas gastrointestinales: la disbiosis puede causar trastornos gastrointestinales, incluyendo diarrea y/o estreñimiento crónico. Aquí habría que prestar atención a los patrones de las deposiciones, ya que pueden cambiar, con heces mal formadas y alteraciones en la consistencia. Además, podrían producirse cambios en los hábitos de evacuación, alternando entre episodios de diarrea y estreñimiento.
  • Gases y flatulencia: el exceso de gases, eructos y flatulencia pueden ser síntomas de disbiosis, debido a que el desequilibrio en la microbiota puede llevar a una producción anormal de gases.
  • Malestar general y dolor de cabeza: los pacientes pueden experimentar malestar general, cansancio y fatiga. Estos síntomas pueden estar relacionados con el efecto que produce la disbiosis en la absorción de nutrientes.
  • Síntomas extra-intestinales: además de los síntomas gastrointestinales, algunos pacientes pueden presentar síntomas que no tienen que ver directamente con el tracto digestivo, como dolores de cabeza y alergias, así como problemas cutáneos, como acné o eccema.
  • Intolerancias alimentarias: la presencia de una flora desequilibrada puede hacer que el sistema digestivo sea más sensible a ciertos alimentos, lo que podría llevar a intolerancias alimentarias.
  • Dificultad para perder peso: el desequilibrio en la microbiota podría influir en el metabolismo y dificultar la pérdida de peso.
  • Infecciones de orina y candidiasis de repetición: un desequilibrio en la microbiota intestinal también puede provocar infección por hongos. 

Es importante tener en cuenta que estos síntomas no son exclusivos de la disbiosis intestinal y pueden estar presentes en otras enfermedades. Por lo tanto, es necesario acudir al médico para obtener un diagnóstico preciso.

¿Cómo se diagnostica la disbiosis intestinal?

El diagnóstico de la disbiosis intestinal se basa en una combinación de síntomas clínicos, pruebas de laboratorio y estudios especializados.

En primer lugar, el médico recopilará la historia clínica del paciente, incluyendo sus síntomas, hábitos alimentarios y medicaciones previas. A continuación, se realizará un examen físico para evaluar cualquier manifestación física de la disbiosis intestinal, como distensión abdominal o dolor. 

Mujer con molestias digestivas por disbiosis intestinal

El médico también solicitará  pruebas de laboratorio para evaluar el estado de la microbiota intestinal. Estas pruebas pueden incluir análisis de heces para detectar la presencia de bacterias patógenas, hongos o parásitos, así como evaluar la composición y diversidad de la microbiota intestinal. También puede solicitar análisis de sangre para evaluar los marcadores inflamatorios y la función hepática, ya que la disbiosis intestinal puede estar asociada con inflamación crónica y disfunción hepática.

Además, se pueden realizar estudios especializados, como el test de la permeabilidad intestinal, que evalúa la integridad de las barreras intestinales. De hecho, una permeabilidad intestinal aumentada puede indicar la presencia de disbiosis intestinal. Asimismo, se puede solicitar una prueba de intolerancia alimentaria. Esta prueba ayudará a identificar alimentos específicos que pueden ser desencadenantes de la disbiosis.

¿Cuáles son las causas de la disbiosis intestinal?

Las causas de la disbiosis intestinal son diversas y pueden estar relacionadas con varios factores que afectan el equilibrio de la microbiota en el intestino. Algunas de las causas más comunes incluyen:

  • Mala alimentación: consumir una dieta alta en azúcares refinados, alimentos procesados y bajos en fibra puede favorecer el crecimiento de bacterias perjudiciales en el intestino, alterando el equilibrio de la microbiota.
  • Uso de antibióticos: los antibióticos, especialmente cuando se utilizan de manera crónica o innecesaria, puede matar no solo a las bacterias dañinas, sino también a las bacterias beneficiosas en el intestino, lo que puede dar lugar a desequilibrios. De hecho, una de las principales causas de la disbiosis es el uso excesivo de antibióticos.
  • Estrés: el estrés crónico puede afectar la función intestinal y alterar la composición de la microbiota. De hecho, el estrés prolongado puede afectar negativamente el sistema inmunitario y la función intestinal. Esto puede favorecer el crecimiento de bacterias dañinas y suprimir las bacterias benéficas.
  • Enfermedades inflamatorias: los problema de salud que afectan al sistema digestivo, como la enfermedad inflamatoria intestinal, el síndrome del intestino irritable y la enfermedad celíaca, pueden alterar el equilibrio de la microbiota.
  • Infecciones: las infecciones intestinales agudas pueden alterar temporalmente la composición de la microbiota, y en algunos casos, esta alteración puede persistir después de la infección.
  • Consumo excesivo de alcohol: el consumo excesivo de alcohol puede dañar el revestimiento del intestino y favorecer el crecimiento de bacterias no deseables.
  • Estilo de vida poco saludables: Factores como la falta de ejercicio, el tabaquismo y la falta de sueño también pueden contribuir a la disbiosis.
  • Envejecimiento: a medida que envejecemos, puede producirse una disminución en la diversidad y abundancia de bacterias beneficiosas en el intestino.
  • Enfermedades crónicas: algunas enfermedades crónicas, como la diabetes, la obesidad y las enfermedades metabólicas, han sido asociadas con cambios en la microbiota intestinal.
  • Factores ambientales: la exposición a contaminantes ambientales y sustancias químicas también puede influir en la salud de la microbiota intestinal.

Es necesario resaltar que la disbiosis intestinal puede ser causada por una combinación de factores y que cada individuo puede responder de manera diferente. Sin embargo, esta misma circunstancia hace que sea más fácil prevenir este problema de salud. Lo vemos a continuación.

Mujer con molestias digestivas por disbiosis intestinal

¿Cómo prevenir la disbiosis intestinal?

Existen algunas medidas para prevenir la disbiosis intestinal. Una de las más importantes es mantener una alimentación equilibrada y rica en fibra. La razón principal es que la fibra ayuda a alimentar a las bacterias beneficiosas en nuestro intestino, promoviendo un ambiente saludable. Para ello es importante asegurarse de incluir alimentos como frutas, verduras, cereales integrales y legumbres en la dieta diaria.

Además, es fundamental evitar el consumo excesivo de alimentos procesados y ricos en azúcares refinados. Estos pueden alimentar a las bacterias perjudiciales y contribuir al desequilibrio de la microbiota.

Otra forma de prevenir la disbiosis intestinal es evitar el uso indiscriminado de antibióticos. Estos medicamentos pueden ser necesarios en algunos casos, pero su uso excesivo puede eliminar también a las bacterias beneficiosas y causar disbiosis. Por lo tanto, es importante utilizar estos medicamentos solo cuando sean realmente necesarios y bajo supervisión médica.

Además, es recomendable consumir alimentos fermentados, como yogur, kéfir o chucrut. Estos alimentos contienen bacterias beneficiosas que pueden ayudar a fortalecer la salud intestinal.

También es importante reducir el estrés y llevar un estilo de vida saludable en general. El estrés crónico puede afectar negativamente a la microbiota intestinal. Por ello, es importante encontrar formas de manejar y reducir el estrés, como practicar técnicas de relajación, hacer ejercicio regularmente y dormir lo suficiente. Cabe destacar que algunas investigaciones muestran que el yoga y la meditación pueden ayudar a tu cuerpo a absorber los nutrientes. También puede aumentar el flujo de sangre al cerebro y de regreso al intestino. Esto, además de prevenirla, puede reducir algunos de los síntomas de la disbiosis. 

Tratamiento de la disbiosis intestinal

El tratamiento de la disbiosis intestinal generalmente implica un enfoque en dos etapas: eliminar bacterias patógenas y luego repoblar la microbiota utilizando probióticos.

Eliminar bacterias patógenas

 En la fase inicial del tratamiento de la disbiosis intestinal, el objetivo es reducir o eliminar las bacterias patógenas o perjudiciales que están causando el desequilibrio en la microbiota intestinal.

Esto puede lograrse a través de varios enfoques:

  • Cambios en la dieta: esto implica eliminar o reducir el consumo de alimentos que pueden alimentar a las bacterias patógenas, como azúcares refinados y carbohidratos simples.
  • Uso de antibióticos específicos: en casos más graves, se pueden recetar antibióticos específicos para eliminar las bacterias dañinas. Sin embargo, esto debe hacerse con precaución para no afectar negativamente las bacterias beneficiosas.

 Repoblar utilizando probióticos

Una vez que se ha reducido la presencia de bacterias patógenas, se procede a repoblar la microbiota intestinal con bacterias beneficiosas. Para esto se usan los probióticos. Los probióticos son microorganismos vivos que tienen un impacto positivo en la salud intestinal.

En esta etapa es necesario considerar lo siguiente

  • Selección de probióticos adecuados: es importante elegir probióticos que contengan cepas específicas de bacterias beneficiosas que se ha demostrado que tienen efectos positivos en la salud intestinal. 
  • Dosis y duración del tratamiento: la dosis y la duración del tratamiento con probióticos pueden variar según la situación individual. Por ello, es recomendable seguir las indicaciones del médico. 

Estilo de vida y salud intestinal

La salud intestinal va más allá de la dieta: es un reflejo de un estilo de vida equilibrado. Para ello, establecer hábitos sanos de alimentación e introducir hábitos que nos ayuden a gestionar el estrés son muy útiles. Además, mantener relaciones sociales saludables y rodearse de un ambiente natural contribuye a nuestro bienestar general.

New Call-to-action

Deja un comentario

No hay comentarios

​ ​