5€ de descuento en tu primera compra !Apúntate ahora!

dolor tobillos por la noche

Dolor de tobillos por la noche: 8 pautas clave para evitarlo

31 minutos 98 views

Es cierto, el dolor articular aumenta por la noche. Hay evidencia científica que lo demuestra. Pero ¿por qué ocurre esto? El dolor de tobillos por la noche es muy común y hay diferentes factores que pueden explicar su causa. 

Por la noche tenemos menos distracciones, las tareas desaparecen y el cerebro se concentra más en el dolor. Los cambios de temperatura también influyen, la temperatura corporal baja y la percepción del dolor aumenta. Por otro lado, nuestros nervios son más sensibles cuando dormimos porque nuestro cuerpo está relajado y la respiración es más lenta, por ello los vasos sanguíneos se dilatan y se percibe más el dolor.

Y no debemos olvidar el estrés, el gran agravante de los mayores problemas de salud en la actualidad. Un mayor nivel de cortisol en sangre controlará el ciclo del sueño e influirá negativamente en la percepción del dolor. En este artículo explicamos cuál es el mejor tratamiento y qué pautas debes seguir para evitar el dolor de tobillos por la noche.

New Call-to-action

¿Qué es el dolor articular nocturno?

El dolor articular se puede sentir en las articulaciones de todo el cuerpo. Puede ser un síntoma de muchas condiciones de salud distintas. La artritis es la causa más común de dolor en las articulaciones y hay más de 100 tipos de artritis. El grado de intensidad del dolor en las articulaciones puede variar de leve a intenso. 

El dolor articular nocturno es aquel que se concentra con mayor intensidad durante la noche. Suelen doler con mayor frecuencia los tobillos, las piernas o el cuello. Pero, ¿por qué ocurre esto? ¿Qué puedo hacer? Estas son algunas de las razones del dolor nocturno:

  1. Acumulación de líquido: Cuando el cuerpo está en reposo, el líquido se acumula dentro y alrededor de las articulaciones, lo que provoca hinchazón e inflamación. Esto hace que los músculos y tejidos que rodean las articulaciones sufran mayor tensión y rigidez. Como resultado, dolor en las articulaciones por la noche y al despertar.
  2. Citoquinas: Por la noche, algunas de tus células liberan citoquinas, que son pequeñas proteínas que ayudan a activar tu sistema inmunológico. Algunas citocinas ayudan a provocar sueño. Pero a su vez, también pueden generar inflamación, lo que podría aumentar el dolor articular.
  3. Posición del cuerpo: La posición para dormir puede ejercer presión sobre las articulaciones, empeorando un dolor articular existente. Por ejemplo: En casos de dolor de cadera o de hombro en un lado del cuerpo, es recomendable evitar ejercer presión sobre esa articulación durmiendo hacia el otro lado. El dolor de muñeca empeora al dormir con las muñecas dobladas.
    El dolor de cuello puede empeorar durmiendo boca abajo y con el cuello torcido hacia un lado durante varias horas seguidas.
  4. Colchón y almohada: El colchón y la almohada también pueden ser parte del problema. Es posible que un colchón demasiado blando y sin soporte no proporcione suficiente amortiguación para apoyar la alineación adecuada de la columna. Esto puede ejercer presión sobre las articulaciones más sensibles.

Si la almohada es demasiado alta, demasiado baja o tiene bultos, puede obligarlo a mantener las articulaciones del cuello y los hombros en una posición poco natural mientras duerme. Esto puede irritar tus nervios y generar dolor en las articulaciones.

¿Qué pasa cuando duelen las piernas en la noche?

Existen muchas teorías sobre por qué las articulaciones pueden doler más durante la noche. Las causas más comunes incluyen:

  1. Actividad diaria: Durante el día lo normal es estar en movimiento, manipular objetos, tener actividad física, andar, subir escaleras… Esta actividad hace que las articulaciones estén ‘calientes’, lo que lleva a un dolor más liviano. Sin embargo, por la noche solemos estar más inmóviles, lo que provoca un dolor más acusado. 
  2. Estrés: A lo largo del día es posible experimentar situaciones de preocupación, presión laboral, ansiedad, estrés no gestionado de forma saludable… Según este estudio sobre neurobiología del estrés llevado a cabo por un centro hospitalario de Francia, esto provoca un aumento del nivel de cortisol en sangre.
  3. Alimentación: Existen ciertos componentes de los alimentos que consumimos a diario que tienen la capacidad de causar inflamación en nuestro organismo, así como en articulaciones, además de hacernos acumular toxinas. Una dieta saludable y personalizada para cada caso concreto es imprescindible para cuidar de nuestra salud articular y mantener el cuerpo alejado de un estado inflamatorio. Por el contrario, una alimentación inapropiada incide de forma negativa en la aparición y agravamiento del dolor articular nocturno. 
  4. Sedentarismo: la falta de movilidad durante el día o el sedentarismo prolongado provoca una mayor probabilidad de que aparezca dolor articular por la noche.
  5. Fatiga suprarrenal: nuestras glándulas suprarrenales están relacionadas con la estimulación del sistema nervioso que nos provoca dolor, cansancio, ansiedad, insomnio, falta de apetito… Esto está relacionado con que el dolor pueda intensificarse durante la noche.

Recuerda: Cuando las articulaciones no se mueven lo suficiente, aparece la rigidez y el anquilosamiento. Si practicamos simples ejercicios de estiramiento por la mañana y por la noche, conseguiremos minimizar el dolor.

dolor en los tobillos por la noche

¿Qué puede provocar dolor en los tobillos?

Es posible sentir dolor en los tobillos y en las piernas solo durante la noche, ya que la falta de movimiento puede hacer que las articulaciones o los músculos estén más rígidos. 

El dolor puede ser de carácter muscular, nervioso, articular…, siendo el articular el más común cuando hay dolor en los tobillos por la noche. El nivel de dióxido de carbono en la sangre aumenta por la noche porque el cuerpo está más relajado y la respiración es más lenta. Esto hace que los vasos se dilaten y los nervios se vuelvan más sensibles. Como resultado, nuestra capacidad para percibir el dolor aumenta.

¿Sabías que el dolor nocturno en huesos y articulaciones es una de las principales causas de insomnio ocasional?

¿Por qué me duelen los tobillos al dormir?

  • Factores relacionados con el estilo de vida:
  • Sobrepeso.
  • Zapatos inadecuados o de una talla errónea.
  • Exceso de trabajo en la zona de los tobillos o demasiado tiempo de pie y parado.
  • Enfermedades y otras condiciones de salud:
  • Artritis y artrosis de tobillos: Es una de las causas más comunes. La gravedad ejerce cierta presión sobre las articulaciones al acostarnos, lo que puede puede irritar o contribuir a una mayor inflamación. 
  • Neuropatía periférica: Implica un daño a los nervios. Esto provoca dolor, hormigueo e incluso entumecimiento, y suele empeorar por durante la noche.
  • Enfermedad vascular periférica: Esta afección provoca un estrechamiento o o incluso bloqueo en algunos casos de los vasos sanguíneos de las piernas, lo que reduce el flujo sanguíneo en las piernas y en los pies. Las personas que padecen una enfermedad cardíaca, diabetes, colesterol alto, presión arterial alta, sobrepeso, o fumadores, tienen un mayor riesgo y predisposición de padecer esta enfermedad. 
  • Retención de líquidos: es más común en mujeres. Cuando se produce una retención de líquidos importante en las piernas puede afectar también a los tobillos.
  • Fatiga muscular derivada de las actividades diarias.
  • Venas varicosas: Cuando no son tratadas, pueden producir dolor. 
dolor de piernas por la noche

Tratamiento del dolor nocturno: 8 recomendaciones que debes conocer

1: Terapia frío-calor

Este estudio publicado en la Revista de la Sociedad Española del Dolor afirma que para evitar el dolor articular nocturno es recomendable aplicar crioterapia (terapia con intervalos de frío y calor) una hora antes de ir a la cama.

Para ello, necesitas:

  • 1 bolsa de cubitos de hielo.
  • 1 recipiente grande con un litro de agua caliente (sin que hierva) con 3 ramas de romero. 

Aplica la bolsa de cubitos en aquellas zonas donde haya dolor y mantenla durante 20 segundos. Acto seguido, sumerge la articulación en el barreño con agua caliente y romero. 

Se recomienda repetir estos pasos al menos 5 veces para aliviar el dolor.

2: Alimentación saludable y personalizada (adecuada para cada caso concreto)

Aunque el origen de la artritis o la artrosis puede ser muy variado, la alimentación es una herramienta especialmente útil en cualquier caso para mejorar nuestra calidad de vida.

Una dieta adecuada te ayudará a mejorar tus articulaciones, proteger los cartílagos, evitar inflamación y nutrir el hueso.

Recomendaciones: Con de alimentación para disminuir dolor tobillos por la noche

  • Tomar una infusión de jengibre natural, limón y un poco de miel cruda a diario.
  • Priorizar los alimentos frescos y la fruta.
  • Eliminar platos precocinados.
  • Pescado azul: De acuerdo con la Fundación Española del Corazón, ayuda a mantener los niveles de colesterol, gracias a su contenido en ácidos grasos omega-3.
  • Aceite de oliva extra virgen: Tiene un alto poder antioxidante y una gran capacidad antiinflamatoria.
  • Tomate, pimiento y zanahoria: Contienen licopeno que, sustancia repleta de antioxidantes según un estudio de la Universidad Autónoma de Yucatán.
  • Alcachofas: El Institute of Sciences of Food Production llevó a cabo un estudio que demostró la capacidad y efecto anti-aging de las alcachofas.
  • Piña: Contiene bromelina, una enzima que promueve y mejora la circulación.
  • Limones y otros cítricos: Fortalecen el sistema inmune gracias a su contenido en vitamina C.
  • Cereales integrales: Son imprescindibles para una dieta equilibrada, según la clínica Mayo (EEUU).

3: Estiramientos antes de dormir

Realizar ejercicios articulares suaves de piernas y tobillos antes de dormir. De esta forma, el cartílago y la articulación estarán menos rígidas y entumecidas. 

Para disminuir el dolor en los tobillos por la noche, intenta poner un peso pequeño sobre tus tobillos y trata de levantarlo 5-8 veces. Notarás mucho alivio al dormir. 

4: Tomar un complemento de silicio orgánico:

El silicio orgánico de origen vegetal, como el Silicio Orgánico G5 Siliplant, es altamente asimilable por el organismo y promueve el bienestar de las articulaciones y los huesos, a la vez que fortalece el cuerpo en general. 

El silicio orgánico se encuentra en las estructuras más profundas del organismo, donde nuestras células forman los huesos y el tejido conectivo, dos órganos esenciales para el funcionamiento de nuestras funciones vitales. Con el paso del tiempo, la cantidad de este mineral va disminuyendo y es muy recomendable aportarlo a través de un suplemento nutricional natural de calidad como el Silicium G5 Original, y potenciando el consumo de alimentos ricos en silicio. 

Además, puedes potenciar su efecto aplicando un gel de silicio orgánico como el Silicium G5 Gel, enriquecido con vitamina E (alto poder antioxidante). El gel con la concentración más elevada de silicio orgánico del mercado (2500mg/litro).

¿Quieres saber más? Este estudio clínico demuestra la eficacia aumentada del silicio orgánico como suplemento natural sobre los dolores articulares, junto con la aplicación del gel de silicio. 

5: Analgésico natural: jengibre

La infusión de jengibre es muy útil para disminuir la inflamación en los tobillos y aliviar así la sensación de dolor nocturno.

Ingredientes:

  • 3 gramos de jengibre fresco (raíz).
  • 1 vaso de agua (200 ml).
  • 25 gramos o 1 cucharada de miel cruda, tiene propiedades cicatrizantes y previene la inflamación.

Preparación:

  1. Hervir un vaso de agua. 
  2. Cuando llegue a ebullición, añade el jengibre y la miel. 
  3. Mantén la cocción durante 15 minutos y deja reposar. 

¿Cómo consumirlo?

  • 1 taza para desayunar.
  • 1 taza antes de dormir. 

6: Utiliza un calzado adecuado.

7: Bebe suficiente agua durante el día: Es clave para mantener tus articulaciones correctamente hidratadas. 

8: Mantén una vida activa: Practicar ejercicio físico moderado y tener una vida activa es imprescindible para mantener tus articulaciones en buen estado y prevenir su deterioro prematuro.

¿Qué es bueno tomar para el dolor de tobillos?

Por lo general, si hablamos de fármacos los analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno o el paracetamol suelen ser los más utilizados para tratar dolores generalizados o comunes de articulaciones, como el dolor de tobillos por la noche.

Sin embargo, estos medicamentos actúan como un “parche”. Alivian el dolor de forma momentánea pero con sus consecuentes efectos secundarios y negativos que presenta cualquier fármaco químico.

En el ámbito de la medicina integrativa y desde una perspectiva funcional, el silicio es un oligoelemento esencial para numerosos procesos de carácter bioquímico a nivel celular. Interviene de forma positiva ante desequilibrios homeostáticos o pérdida del equilibrio en nuestro organismo. Destaca su capacidad detox de metales pesados, su contribución al colágeno, elastina y tejido conjuntivo científicamente probada. Así como su capacidad para mejorar y mantener el buen estado de las articulaciones.

Sistema musculoesquelético ¿cómo influye en el dolor de tobillos?

Ante un trauma, por ejemplo de carácter articular, se produce un estrés postraumático. Esto afecta al sistema musculoesquelético pudiendo provocar:

  1. Dolor y tensión muscular.
  2. Problemas posturales.
  • Mayor sensibilidad al dolor.
  1. Lesiones musculoesqueléticas.

La activación excesiva del sistema nervioso central provoca que el dolor de tobillos se perciba de manera más intensa. 

dolor de tobillos por la noche

Dolor de tobillos que empeora por la noche: encuentra la mejor solución para ti

El dolor articular nocturno y dolor de tobillos por la noche tiene varias causas subyacentes, desde lesiones articulares hasta artritis. Puede ser muy agotador y debilitante, ¡pero no es necesario vivir con dolor! Como hemos visto, existen tratamientos y pautas que puedes aplicar para aliviarlo y evitar el insomnio.

Los tratamientos de frío-calor y los estiramientos rutinarios antes de dormir ayudan mucho en los procesos de dolor articular. Los cambios en el estilo de vida, como hacer ejercicio o mejorar la alimentación también contribuyen a aliviar el dolor. A su vez, podemos hacer uso de suplementos naturales de eficacia ampliamente demostrada como el silicio orgánico, que ayuda a mejorar y conservar el buen estado de las articulaciones, así como el gel de uso tópico de silicio que aumenta la eficacia de este tratamiento disminuyendo en mayor medida la sensación de dolor por la noche. 

New Call-to-action

Deja un comentario

No hay comentarios

​ ​