5€ de descuento en tu primera compra !Apúntate ahora!

elasticidad-muscular

Beneficios de trabajar la elasticidad muscular

12 minutos 140 views

¿Conoces la diferencia entre elasticidad muscular y flexibilidad? Son muchas las personas que confunden ambos términos. Incluso en el ámbito deportivo y de la salud, se suelen emplear indistintamente cuando no son lo mismo. De hecho, la elasticidad es un componente de la flexibilidad.

Te invitamos a descubrir qué es la elasticidad muscular, los beneficios de tener una buena elasticidad y cómo lograrlo.

Qué es la elasticidad muscular

La elasticidad es la capacidad que tienen las fibras musculares de contraerse y  de volver a su estado original, es decir, a su posición normal. Es una de las propiedades que poseen los músculos y que les permiten ejercer sus funciones correctamente.

Las otras propiedades son la excitabilidad, la contractibilidad, la extensibilidad y la plasticidad. Te explicamos en qué consiste cada una de ellas.

elasticidad-muscular-zancada
  • Excitabilidad: es la facultad que tiene el tejido muscular de generar una contracción como respuesta a un impulso del sistema nervioso desencadenado por un estímulo químico, mecánico o eléctrico.
  • Contractibilidad: es la facultad muscular que posibilita la capacidad de contraerse con fuerza. 
  • Extensibilidad: es la capacidad muscular para lograr un estiramiento más allá de la longitud de descanso.
  • Plasticidad: es la facultad de los músculos de modificar su estructura para adaptarse al trabajo que efectúa.

Mantener una buena elasticidad muscular permite al músculo volver a su forma fisiológica tras la contracción, es decir, permite que la musculatura ejerce una fuerza sin perder su estructura y, por tanto, funcionar adecuadamente.

La elasticidad brinda al músculo la opción del movimiento evitando lesiones al ejercitarse o, dicho de otro modo, un músculo que no sea elástico pierde la aptitud para moverse.

New Call-to-action

Diferencia entre elasticidad y flexibilidad

La capacidad de movernos y de desplazarnos es posible gracias a la capacidad de movimiento de las articulaciones y a la propiedad contráctil de los músculos. 

Los músculos actúan por parejas, a veces más de una pareja, de forma que el músculo denominado agonista lleva a cabo el movimiento y el antagonista ejerce una resistencia para que dicho movimiento sea suave y controlado. Al terminar la acción, los músculos vuelven a su posición inicial. Esta capacidad es la elasticidad.

El concepto de flexibilidad es diferente. La flexibilidad no produce el movimiento pero lo facilita gracias a la movilidad de las articulaciones. A mayor flexibilidad, aumenta el rango de movimiento tanto de las articulaciones como de los músculos que se adaptan a la amplitud del movimiento que marcan las articulaciones

Por tanto, la flexibilidad es la suma de los conceptos de movilidad articular y elasticidad muscular:

elasticidad-muscular-brazos-arriba-y-atrás

Beneficios que nos aporta una buena elasticidad

Ahora que ya tenemos claro el concepto de elasticidad muscular, te contamos los beneficios que se obtienen al mantenerla.

  • Una buena elasticidad muscular beneficia tanto a los practicantes de un deporte determinado como al resto de las personas en sus rutinas cotidianas, ya que posibilita la óptima realización de los movimientos que se requieren para llevarlas a cabo.
  • En el deporte, una óptima elasticidad muscular aumenta el rendimiento y disminuye el riesgo de lesiones.
  • La elasticidad muscular favorece la circulación de la sangre. En consecuencia, aumenta el aporte de oxígeno y nutrientes a los músculos y se eliminan más rápidamente los residuos metabólicos. De este modo, se acelera la recuperación post ejercicio.
  • Una baja elasticidad muscular es uno de los factores que predisponen a padecer patologías relacionadas con la columna vertebral, como el dolor lumbar, probablemente por falta de actividad y bajo tono abdominal.
  • La elasticidad muscular también beneficia a los músculos cuando están en estado de reposo. Aún sin ejercer ningún movimiento, los músculos experimentan leves contracciones que pueden causar un aumento excesivo del tono muscular. Al favorecer el flujo de sangre, la elasticidad rebaja el tono y la posibilidad de que se generen contracturas.

Cómo ganar elasticidad muscular

De manera natural, algunas personas tienen los músculos más elásticos que otras, aunque podemos poner de nuestra parte para ganar más elasticidad. Son varias las medidas que puedes llevar a cabo para aumentar la elasticidad de tus músculos.

  • Lleva una alimentación equilibrada e incluye alimentos que ayuden a potenciar la elasticidad de los músculos como pescados ricos en Omega 3 (salmón, trucha, sardinas…); frutas y verduras ricas en antioxidantes como los frutos rojos, la zanahoria, el tomate o la uva; grasas sanas como el aceite de oliva, el aguacate, semillas y frutos secos.
elasticidad-muscular-ejercicio
  • Toma suplementos alimenticios que te ayuden a cuidar y recuperar tus músculos, en especial aquellos que promueven la producción de colágeno, una proteína necesaria para mantener el buen funcionamiento muscular.
  • Suplementa tu nutrición con un complemento que contenga glicina para favorecer la recuperación muscular tras el ejercicio. La glicina es un aminoácido básico esencial para nuestro organismo. Aunque se produce de forma natural, lo hace en escasa cantidad, de forma que un aporte extra de glicina contribuye a recuperar las pérdidas musculares y, a la vez, previene contracturas y problemas musculares.
  • Calienta tus músculos antes de entrenar y haz estiramientos tras el ejercicio. 
  • Incorpora a tus rutinas algunas técnicas de elasticidad. Es importante que seas constante y dediques unos minutos cada día a mantener los músculos elásticos ya que es mucho más efectivo que dedicar una hora entera un día por semana. Te proponemos algunos ejercicios para ello:
    • Nos situamos de pie y elevamos los brazos con las manos enlazadas. Llevamos las manos lo más arriba y más atrás que podamos.
    • De pie y con las piernas juntas intentamos tocar el suelo con las palmas de las manos sin doblar las rodillas. Mantenemos 1 minuto o lo que podamos.
    • De pie, realizamos una zancada con la pierna derecha avanzándola todo lo que podamos doblando la rodilla. Mantenemos 1 minuto y cambiamos de pierna. 
    • De pie, llevamos el brazo derecho hacia la izquierda pegándolo a nuestro pecho. Lo sujetamos con el brazo izquierdo haciendo fuerza sobre el derecho. Hacemos lo mismo a la inversa.

Como ves, aumentar y mantener la elasticidad muscular aporta importantes beneficios para nuestros músculos y para el organismo en general. ¡Sigue las recomendaciones y cuídate más y mejor!

New Call-to-action

Deja un comentario

No hay comentarios

​ ​