5€ de descuento en tu primera compra !Apúntate ahora!

La equinacea es un planta medicional con muchas propiedades, pero también con contraindicaciones

Qué es la equinácea: propiedades y contraindicaciones

12 minutos 321 views

La equinácea es una planta medicinal ampliamente conocida por sus propiedades para fortalecer el sistema inmunológico y combatir enfermedades. De hecho, es una de las hierbas más populares en la medicina alternativa, precisamente por su capacidad para estimular las defensas del organismo, gracias a sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias. A continuación te explicamos qué es la equinácea, sus propiedades y contraindicaciones, y cómo tomar equinácea para las defensas.

¿Qué es la equinácea?

La equinácea es una planta herbácea perteneciente a la familia de las margaritas, y es nativa de América del Norte. Se caracteriza por sus flores grandes y de colores brillantes, con un centro elevado y pétalos que sobresalen. Esta planta ha sido utilizada durante siglos en la medicina tradicional de las tribus nativas americanas, quienes la empleaban para tratar una amplia variedad de dolencias, incluyendo infecciones, picaduras de insectos y quemaduras.

New Call-to-action

Además, la equinácea también fue introducida en la medicina occidental en el siglo XIX, y ha sido ampliamente estudiada por sus propiedades medicinales. Uno de los puntos fuertes de esta planta es que estimula el sistema inmunológico y puede reducir la duración y gravedad de los resfriados y la gripe. Además, se ha utilizado como un tratamiento natural para la inflamación y como un antioxidante.

En la actualidad, la equinácea se encuentra disponible en forma de suplementos, té, tinturas y ungüentos. De hecho, sigue siendo uno de los remedios herbales más populares en todo el mundo.  

Propiedades de la equinácea

Los beneficios de la equinácea abarcan un amplio espectro, convirtiéndola en una de las plantas medicinales más valoradas en la medicina alternativa. Principalmente, esta planta es conocida por su capacidad para fortalecer el sistema inmunológico, lo que la hace especialmente útil para prevenir y combatir enfermedades como resfriados y gripe.

Además, la equinácea posee efectos antiinflamatorios y antioxidantes, lo que la convierte en una opción popular para aliviar síntomas de dolor e inflamación. Estos efectos son beneficiosos no solo para tratar afecciones inflamatorias crónicas, sino también para proteger las células del daño oxidativo, contribuyendo a la salud general y al bienestar.

Otro de los destacados beneficios de la equinácea es su uso en el tratamiento de infecciones de la piel, úlceras y heridas. Gracias a sus propiedades antibacterianas y cicatrizantes, facilita la curación y previene la infección de cortes y abrasiones. Su aplicación tópica en pomadas o cremas ayuda a acelerar el proceso de recuperación de la piel.

Finalmente, la equinácea tiene la capacidad para aliviar los síntomas de alergias y mejorar la salud bucal. Sus compuestos reducen la respuesta alérgica y tienen efectos benéficos en el cuidado de las encías y dientes, previniendo infecciones bucales.  

Equinácea para las defensas y otros usos: formas de consumo y dosis recomendada

La equinácea es un suplemento natural versátil utilizado para reforzar las defensas del cuerpo y para varios otros propósitos de salud, disponible en diversas formas de consumo que se adaptan a las necesidades y preferencias individuales. Las cápsulas, comprimidos, tinturas, extractos líquidos, infusiones y pomadas son algunas de las presentaciones más comunes, permitiendo a los usuarios elegir la mejor manera de incorporar esta planta medicinal en su régimen de salud.

La dosis recomendada de equinácea varía considerablemente según la forma de consumo y las circunstancias personales de salud del individuo. Para las cápsulas, comprimidos y tinturas, es fundamental seguir las instrucciones proporcionadas por el fabricante, ya que estas contienen concentraciones específicas de equinácea. En el caso de los extractos líquidos e infusiones, la dosificación general sugerida es de 1 a 2 gramos de la raíz o partes aéreas frescas de la planta por día, ajustándose a la potencia del extracto o la infusión.

Además, la equinácea también ofrece beneficios cuando se aplica tópicamente, en forma de pomada, para el tratamiento de afecciones de la piel. Esta aplicación directa puede ayudar a mejorar la curación de heridas y reducir la inflamación cutánea.

En cualquier caso, es necesario consultar con un profesional de la salud antes de comenzar a tomar suplementos de equinácea, especialmente para personas que están tomando otros medicamentos, tienen enfermedades preexistentes, o para mujeres que están embarazadas o amamantando.  

La equinácea tiene propiedades para combatir el resfriado, pero también contraindicaciones

Contraindicaciones y efectos secundarios de la equinácea

Aunque la equinácea es ampliamente reconocida por sus beneficios para la salud, es importante estar al tanto de las contraindicaciones y efectos secundarios que podría provocar en ciertos individuos. Por ejemplo, se han detectado reacciones alérgicas en forma de erupciones cutáneas, hinchazón, dificultad para respirar o mareos. Estas reacciones pueden variar en gravedad y requieren atención inmediata.

La interacción de la equinácea con ciertos medicamentos es otro punto que debes considerar. De hecho, puede afectar la eficacia de inmunosupresores, anticoagulantes y algunos tratamientos para el hígado, lo que podría llevar a efectos secundarios no deseados o reducir la efectividad del tratamiento médico prescrito. Precisamente por esto es esencial consultar con un profesional de la salud antes de combinar la equinácea con cualquier medicación.

Además, durante el embarazo y la lactancia, se recomienda especial precaución. Aunque no se ha determinado de forma definitiva la seguridad de la equinácea en estas etapas, existe la preocupación de que pueda aumentar el riesgo de parto prematuro o que sus compuestos se transfieran al bebé a través de la leche materna.  

Consideraciones finales sobre la equinácea, sus propiedades y contraindicaciones

La equinácea es un poderoso aliado para fortalecer las defensas del cuerpo, gracias a sus propiedades inmunoestimulantes, antiinflamatorias y antioxidantes. Sin embargo, como con cualquier suplemento, su uso debe ser informado y cauteloso, particularmente debido a las posibles contraindicaciones y efectos secundarios que pueden surgir en ciertas circunstancias.

Es esencial subrayar la importancia de consultar con un profesional de la salud antes de incorporar la equinácea a tu régimen de cuidado personal, especialmente para personas en embarazo, lactancia o aquellas que estén bajo tratamiento médico con otros fármacos. Este paso no solo garantiza un uso seguro de la equinácea, sino que también maximiza sus beneficios potenciales, permitiendo que cada individuo aproveche al máximo las virtudes de esta planta sin comprometer su bienestar. 

Si lo que quieres es potenciar tu sistema inmunitario, puedes probar otro tipo de suplementos, como G7 Defender, que ayuda a potenciar las defensas contra las agresiones externas y, además, potencia tu energía y tu vitalidad. 

New Call-to-action

Deja un comentario

No hay comentarios

​ ​