5€ de descuento en tu primera compra !Apúntate ahora!

Fototipo de piel, ¿cuál es el tuyo?

Fototipo piel: descubre el tuyo para mejorar el aspecto de tu piel

13 minutos 1083 views

Seguro que, si has acudido a alguna clínica medicoestética o te has sometido a algún tratamiento como el de la depilación láser, te han mencionado cuál es tu fototipo de piel. Es un concepto interesante dentro de la medicina estética, pero también otorga información fundamental para el cuidado diario de la piel. Por ejemplo, es importante conocer tu fototipo de piel a la hora de elegir el protector solar.

En este artículo te contamos qué es el fototipo de piel, cuántos hay y por qué te conviene saber el tuyo. 

Fototipo piel: ¿qué es?

Llamamos fototipo a la capacidad que posee la piel para asimilar los rayos ultravioleta del sol. Esto depende del tono de la piel. Como sabes, las pieles oscuras tienden a quemarse menos, y las claras se queman antes. Es decir, cuanto más clara sea tu piel, menos capacidad para asimilar los rayos ultravioleta. De ahí la importancia de aplicarse protector solar.

New Call-to-action

En 1975 el dermatólogo de Harvard, Thomas Fitzpatrick, categorizó los diferentes tipos de piel blanca y las numeró del 0 al VI. Un tiempo después, se modificó esta categorización para incluir las pieles oscuras. 

Para elaborar los fototipos de piel se basó en criterios como:

  • El color del cabello.
  • El color de la piel. 
  • La rapidez con la que aparecen las quemaduras sociales al exponer la piel al sol.
  • El tono que adquiere la piel al exponerse a la radiación solar. Es decir, ¿qué color adquiere al broncearse?
Un fototipo de piel I y II necesita mayor protección frente a los rayos UV.

Los fototipos de piel

Hay 7 fototipos de piel diferentes: 

  • Fototipo 0. Albinismo. Se trata del tono de piel más claro y, probablemente el tipo de piel menos frecuente. Este fototipo de piel se caracteriza por mostrar casi una ausencia total de melanina. Tanto la piel como el cabello son blancos —el cabello puede presentar también tonos amarillos—. La recomendación es no exponerse al sol ya que las personas albinas nunca se broncean pero sí pueden quemarse.
  • Fototipo I. Pelirrojos. Las personas con este fototipo son rubias o pelirrojas. Su piel es muy clara y sensible al sol, por lo que se recomienda que usen factores de protección muy altos durante todo el año para evitar quemaduras solares.
  • Fototipo II. Rubios. Se caracteriza por los cabellos rubios o rojizos y ojos claros —azules o marrones—. Las personas con este fototipo casi siempre se queman con el sol, aunque pueden llegar a broncearse cuando los rayos solares no son tan intensos —como a finales del verano—. La recomendación es, también, usar un factor de protección alto diariamente.
  • Fototipo III. Cabello y ojos castaños. Sin embargo, también entran dentro del fototipo III personas con cabello rubio y ojos verdes. En este caso, las personas con fototipo de piel III pueden soportar más tiempo la exposición solar, pero necesitan protector solar, especialmente en verano.
  • Fototipo IV. Piel morena desde el nacimiento. Por lo general, este fototipo se corresponde con personas de cabellos castaños y ojos marrones. Tienen mayor tolerancia al sol y su piel se broncea adquiriendo tonos bonitos. No obstante, si van a permanecer mucho tiempo expuestas al sol, lo mejor es ponerse protector solar.
  • Fototipo V. Piel oscura, cabello y ojos marrón oscuro. Las personas con este fototipo de piel tienen más resistencia a la intensidad de los rayos UV. Logran broncearse más fácilmente, pero pueden quemarse en casos de exposición intensa y prolongada al sol. 
  • Fototipo VI. Piel negra con ojos y cabello de color negro intenso. La resistencia a los rayos UV de este fototipo de piel es máxima. Solo se queman si se exponen al sol de forma extrema.

Cuanto más alto es el fototipo, mejor defensa de la piel contra el sol. De hecho, las personas con la piel muy oscura no se queman porque tienen mucha melanina.

Descubre tu fototipo de piel y complementa tu rutina de belleza con ingredientes naturales.

¿Cómo cuidar mi piel de forma natural?

Ahora que puedes determinar tu fototipo de piel, tienes más información para cuidarla. De forma general, debes saber que a menor fototipo, el factor de protección debe ser más alto. Es imprescindible que incorpores en tu rutina de piel un protector solar y lo complementes con prácticas y suplementos naturales que cuiden tu piel en profundidad. Cuanto más hidratada y nutrida, más protegida frente a los agentes externos. 

Para cuidar tu piel al máximo debes nutrirla por fuera pero también por dentro. Por eso, te proponemos incorporar a tu dieta algunos suplementos basados en silicio orgánico, que ayudan a regenerar los tejidos, y el colágeno, que aporta elasticidad y firmeza. Además, puedes complementar tu rutina de belleza con productos especialmente formulados para potenciar la belleza de tu piel.

  • Silicium G5 Gel, con vitamina E, que protege tu piel de los radicales libres. Además, mejora la elasticidad y de la piel.
  • Silicium Serum & Elixir Essentiel. Nutre en intensidad y evita que la contaminación dañe la dermis. Favorece la producción de colágeno y elastina, lo que reduce la profundidad de las arrugas. Entre sus ingredientes está el aceite de germen de trigo, que tiene, de manera natural, un factor de protección 20. 
  • Silicium Rosa Mosqueta, para hidratar en profundidad. Mejora los signos del cansancio, la firmeza de la piel y reduce las líneas de expresión. Contiene también aceite de germen de trigo.

Además, puedes nutrir desde dentro tu piel, incorporando silicio y colágeno a tu dieta. Te proponemos dos formas muy versátiles:

Ya lo ves, para cuidar tu piel de factores externos como el sol, conviene saber cuál es tu fototipo de piel para elegir tu protector solar y determinar la frecuencia de uso. Pero también es beneficiosos cuidar tu piel e hidratarla, tanto por dentro como por fuera, para irradiar salud por los cuatro costados.

New Call-to-action

Deja un comentario

No hay comentarios

​ ​