5€ de descuento en tu primera compra !Apúntate ahora!

Hábitos tóxicos para la piel

Hábitos tóxicos que envejecen y dañan tu piel

12 minutos 311 views

Los hábitos tóxicos en relación con nuestra dieta, costumbres y prioridades se reflejan en la piel y pueden dañar nuestra salud. Llegan a nuestra vida por descuido o, simplemente, son la consecuencia de dejarnos llevar por la pereza. Se instalan en nuestras rutinas porque, a veces, parece que no es necesario hacer el esfuerzo, que actuar de otro modo no tendrá efectos negativos. Pero no es así.

Afortunadamente, es posible revertir su perjuicio, cambiar de hábitos e integrar nuevas costumbres en nuestra rutina.

New Call-to-action

Qué son los hábitos tóxicos

Los hábitos tóxicos son costumbres que juegan en contra de nuestra salud, bienestar y equilibrio. En el caso de la piel, están relacionados con más aspectos de la vida de lo que cabría imaginarse.

Algunos ejemplos son:

  • Exceso de azúcar en la dieta y consumo de alimentos procesados. El acné, los brotes y los signos de envejecimiento prematuro aparecen cuando no se lleva una dieta equilibrada, donde abunden los ingredientes frescos y naturales.
  • Consumo de alcohol. Se refleja en la piel dejándola seca, opaca y sin brillo. También puede contribuir a las ojeras y la hinchazón, restando vitalidad al rostro. 
  • Tabaquismo. Fumar es, probablemente, una de las peores cosas que pueden hacerse si se desea mantener una piel joven y radiante. El humo del tabaco y los componentes químicos del cigarrillo provocan una piel seca, cetrina y con aspecto mate, arrugas profundas, decoloración y texturas ásperas. Estos daños son muy difíciles de revertir.

El equilibrio siempre es la clave y aunque se pueden hacer excepciones en las rutinas de cuidado, limpieza o alimentación, es importante asegurarse de que no terminen convirtiéndose en hábitos tóxicos por comodidad o falta de diligencia.

Ejemplos de hábitos tóxicos de belleza que conviene evitar

En relación con los cuidados de la piel específicamente, existen también hábitos tóxicos que conviene saber identificar para poder eliminar. Algunos de ellos son:

Hábitos tóxicos para la piel
  • Dormir con maquillaje. La falta de tiempo no debería ser una excusa cuando la salud del órgano más grande del cuerpo está en juego. Dormir con maquillaje es uno de los peores hábitos de belleza tóxicos. Obstruye los poros y hace que aparezcan arrugas prematuras en la cara. El exceso de maquillaje también propicia el acné.
  • Lavarse la cara con agua caliente. Se trata de un hábito dañino ya que la temperatura elevada reseca la piel y la vuelve más vulnerable a la aparición de las arrugas y líneas de expresión.
  • Tocarse la cara. Este error suele cometerse de manera inconsciente, pero implica consecuencias negativas para la salud de la piel, porque nuestras manos no siempre están limpias. Incluso después de lavarlas, se ensucian y pueden transferir grasa y bacterias, que causan el desarrollo de acné y otros problemas de la piel.
  • Manipular las espinillas. Este hábito hace que las bacterias se propaguen, lo que puede provocar inflamación o incluso una cicatriz. Además, si la manipulación de los granos se convierte en un hábito, puede provocar acné quístico o cicatrices futuras. Es mejor mantenerlo bajo control con productos naturales de cuidado específicos para este tipo de problemas y una higiene adecuada.
  • No usar protector solar. El sol es beneficioso para nuestra salud, pero hay que tomarlo estando protegido. De lo contrario, los rayos UV podrían dañar las células de la piel, provocando la aparición prematura de arrugas y restando elasticidad a los tejidos.
  • No lavar las brochas de maquillaje. Si no se lavan periódicamente, terminan cargadas de bacterias y pueden empeorar el estado de la piel del rostro, cuello y escote. ¿El resultado? Brotes de acné, enrojecimiento, irritación y sequedad, entre otros problemas.
  • Usar toallitas desmaquillantes. Reemplazar el lavado del rostro por el uso de este tipo de productos no es aconsejable ya que no consiguen un efecto de limpieza tan profundo y eficaz como sería necesario.

Uno de los riesgos de los hábitos tóxicos es que, mantenerlos hace que sus consecuencias perduren y sea, cada vez, más complicado revertirlas. Algunas de ellas son el envejecimiento prematuro de la piel, la sequedad y el acné, la aparición de arrugas y manchas.

Cómo evitar esos hábitos tóxicos e instaurar los saludables

La forma más efectiva de librarse de los hábitos tóxicos es sustituyéndolos por otros saludables. Una vez que se comienzan a modificar las costumbres perjudiciales, resulta sorprendente comprobar lo fácil que puede ser reemplazarlas con otras que resultan beneficiosas.

Hábitos tóxicos para la piel

Una manera de empezar es leyendo las etiquetas de los productos de cuidado que se tienen en casa. Una investigación de Harvard demuestra que “como promedio, cada mujer usa 12 productos de belleza diferentes todos los días”. La piel de los hombres también entra en contacto a diario con una variedad de fórmulas, como desodorantes, colonias, espumas de afeitar y after shave. Si no son naturales, no es complicado imaginar el cóctel de componentes químicos que se aplican a diario sobre el órgano más grande de nuestro cuerpo.

La lista es larga: champús, sérums, limpiadores, acondicionadores, tintes para el cabello, fragancias, productos para el cuidado de la piel, lociones perfumadas, esmalte de uñas y maquillaje son solo algunos de ellos.

El citado estudio alerta de que “no se está comprobando que los productos químicos sean inofensivos, ya que las pruebas solo aseguran que no causen problemas a corto plazo, como irritación de la piel”.

Otro estudio publicado por el International Journal of Cancer encontró un vínculo entre el tinte para el cabello y el cáncer de mama que elevaba su riesgo entre un 9 % y un 45 %.

Para garantizar la seguridad a largo plazo habría que sustituir cada uno de los que contengan químicos por otros a base de ingredientes naturales.

Una buena forma de comenzar a poner en práctica el propósito de eliminar hábitos tóxicos es revisando los productos de belleza y cuidado de la piel, también los suplementos; dejando que entren en casa solo los naturales, como el Silicio G7 Siliplant Biodinamizado, que ayuda a mantener la salud y la belleza de la piel, uñas y cabello

Este oligoelemento esencial combate el envejecimiento, la flacidez y la opacidad de la piel; previene la calidad del pelo y le aporta brillo y vitalidad, a la vez, da fuerza a las uñas y evita su rotura y ablandamiento. Cuando lo incluyas en tu dieta notarás otros efectos beneficiosos para el organismo, como la mejora de la salud de articulaciones, huesos, y músculos, mejor salud cardiovascular y mantenimiento de la salud del sistema nervioso. 

New Call-to-action

Deja un comentario

No hay comentarios

​ ​