5€ de descuento en tu primera compra !Apúntate ahora!

lesiones musculares

Lesiones musculares: ¿Qué son y cómo se pueden prevenir?

15 minutos 298 views

Las lesiones musculares pueden afectar a personas de todas las edades, sin importar su condición física. La gravedad de estas puede ir desde leves molestias hasta problemas más graves que requieren de atención médica, e incluso, cirugía.

Por este motivo, en este artículo, queremos que conozcas en qué consisten las lesiones musculares, cuáles son los diferentes tipos que existen, las causas subyacentes, los síntomas para detectarlas y el tratamiento disponible. Pero, además, te daremos claves para prevenirlas en medida de lo posible.

New Call-to-action

Lesiones musculares: ¿qué son y qué tipos existen?

Las lesiones musculares son aquellas que se originan al someter a las fibras musculares a un sobreesfuerzo, por encima de su capacidad de resistencia. Por tanto, pueden producirse en cualquier parte del cuerpo donde haya músculo y el sobreesfuerzo puede deberse, en la mayoría de los casos, a actividades físicas intensas o inadecuadas.

  • Distensión muscular. Más conocidos como “tirones musculares”, ocurren cuando las fibras musculares se estiran demasiado o se rasgan al someterlas a una fuerza excesiva. Es una lesión muy habitual en los isquiotibiales, las pantorrillas y la espalda baja. 
  • Contusión muscular. También conocidos como moretones, se producen cuando el músculo recibe un impacto directo o un golpe y, en consecuencia, se origina un daño en las fibras musculares y el tejido circundante.
  • Desgarro muscular. Se trata de una lesión muscular más grave que las anteriores ya que pueden suponer la rotura parcial o total de las fibras musculares. Los desgarros pueden ser agudos o crónicos y, por regla general, requieren de atención médica. En este caso, los músculos más propensos son aquellos de mayor tamaño, como los del muslo o el hombro.

Causas de las lesiones musculares 

Las lesiones musculares se producen como consecuencia de diversas causas, conocerlas es una manera de lograr prevenir problemas futuros de salud. A continuación, te explicamos algunas de las más frecuentes:

  1. Sobrecarga. El motivo más habitual de las lesiones musculares es el sobreesfuerzo y se origina como consecuencia de movimientos repetitivos o una presión excesiva.
  2. Fatiga muscular. Si las fibras musculares están fatigadas, son más propensas a sufrir este tipo de lesiones ya que no están funcionando como deberían.
  3. Falta de calentamiento. Si los músculos no están debidamente preparados para realizar un esfuerzo físico, tienen más probabilidades de sufrir tirones, desgarros, etc.
  4. Factores biomecánicos. Cuando el cuerpo padece de anormalidades en su alineación y biomecánica es más común tener problemas como la pronación excesiva del pie o la mala alineación de la espalda.
  5. Mala técnica. No realizar los ejercicios correctamente también aumenta el riesgo de sufrir este problema.
  6. Falta de elasticidad. Al presentar más rigidez es más fácil que se produzca una lesión a nivel de las fibras musculares.
  • Lesiones traumáticas. En este caso, las lesiones musculares se producen debido a un golpe o a una caída.
lesiones musculares

Síntomas de las lesiones musculares

Para recibir el tratamiento más adecuado y evitar complicaciones, lo mejor será dejar pasar el menor tiempo posible desde que se produce la lesión. Por ello, a continuación, te explicamos algunos de los síntomas más habituales para detectar las lesiones musculares a tiempo:

  1. El dolor es el síntoma más evidente y la intensidad puede variar; puede ir desde una leve molestia hasta un dolor intenso.
  2. La hinchazón es otro indicador de que se ha producido una lesión, así como el enrojecimiento, quemazón y sensibilidad.
  3. La debilidad del músculo afectado que imposibilita realizar ciertos movimientos.
  4. Limitación en el rango de movimiento que hace que sean difíciles o dolorosos.

¿Cuál es el tratamiento para las lesiones en los músculos?

El tratamiento de las lesiones musculares dependerá de la gravedad de las mismas. Establecer el más adecuado será clave para asegurar una recuperación exitosa. Además, lo más apropiado es contactar con un profesional sanitario que evalúe los síntomas, y te oriente en base al tratamiento, en lugar de recurrir a la automedicación o utilizar ciertas técnicas que pueden empeorar la sintomatología. Los métodos más comunes son:

  • Descanso. El reposo es fundamental para la recuperación del músculo y evitar que la lesión se agrave.
  • Compresión. Los vendajes elásticos pueden ayudar a reducir la hinchazón y dar soporte al músculo.
  • Elevación. También sirve para disminuir la hinchazón y mejorar el riego sanguíneo en la zona afectada.
  • Analgesia. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos ayudarán a aliviar las molestias y bajar la hinchazón. También es de gran ayuda aplicar un gel como el Orgono G7 Sport Gel con Magnesio y Silicio orgánico que es ideal para calmar molestias musculares y para disminuir la fatiga y el cansancio.
  • Aplicación de hielo. El frío permite bajar la inflamación y reducir el dolor. Para conseguir el efecto deseado basta con aplicarlo durante 15-20 minutos cada hora en las primeras 48 horas tras la lesión.
  • Fisioterapia. Especialmente útil para favorecer la recuperación mejorando la fuerza y la movilidad.
  • Cirugía. En el peor de los casos será necesario una intervención quirúrgica para reparar las fibras musculares que se han lesionado.
lesiones musculares

¿Cómo prevenir las lesiones musculares?

A pesar de que a veces no es posible, la prevención es clave cuando hablamos de lesiones musculares. Por este motivo, queremos ayudarte con estos consejos para minimizar el riesgo de sufrir este tipo de lesiones.

  • Calienta correctamente. Realizar el calentamiento de forma adecuada con estiramientos y movimientos suaves preparará a los músculos antes de la actividad física.
  • Fortalecimiento. Unos músculos fuertes reducirán el riesgo de sufrir una lesión muscular.
  • Estate atento a las señales de tu cuerpo. Si comienzas a sentir dolor o cansancio excesivo, detente y descansa.
  • Aumenta la intensidad de los entrenamientos de forma gradual.
  • Cuida la alimentación y no te olvides de la hidratación. Una dieta equilibrada rica en nutrientes es esencial para conseguir una buena salud muscular.
  • Descansa. Tras el entrenamiento es crucial dejar a los músculos que descansen y se recuperen.
  • Suplementos nutricionales. Por ejemplo, el Orgono G7 Sport Recovery Supplement que aporta Silicio orgánico, Zinc y Glicina que sirve para favorecer la recuperación del tejido muscular, óseo y cartílagos.

Sin duda, las lesiones musculares son un problema bastante común que afecta a un gran número de personas y, aunque es más común en aquellos que practican deporte, también le puede ocurrir a cualquiera. Pero, lo cierto es que con la información, la prevención y el tratamiento adecuado es posible reducir su impacto en los pacientes. Por tanto, recuerda seguir las pautas de calentamiento, estiramiento y fortalecimiento para conseguir unas fibras musculares más fuertes. Tampoco te olvides de que la prevención es esencial para proteger a los músculos y llevar una vida saludable y activa.

New Call-to-action

Deja un comentario

No hay comentarios

​ ​