5€ de descuento en tu primera compra !Apúntate ahora!

lumbago y sus síntomas

Lumbago y sus síntomas: aprende a evitarlos

14 minutos 90 views

El lumbago y sus síntomas no afectan únicamente a las personas mayores. De hecho, cada año, al llegar el invierno, se puede producir un aumento de casos debido al frío. 

Las personas que lo padecen pueden encontrarse con limitaciones físicas a la hora de realizar actividades comunes. Por eso, tan importante como saber reconocer el lumbago y sus síntomas, es aprender a prevenirlo. Vamos a ver cómo evitar que llegue a nuestra vida.

New Call-to-action

¿Qué es el lumbago, síntomas y por qué se produce?

Lumbago: la condición y sus causas

El lumbago es un dolor en la parte baja de la espalda y, pese a no considerarse como una enfermedad; es un síntoma de otras afecciones de salud. ¿Imaginabas que 4 de cada 5 personas que viven en países desarrollados experimentarán un tipo de lumbago en algún momento de sus vidas?

Las causas del dolor lumbar son muy variadas y entre ellas se encuentran las siguientes:

  • Contractura muscular
  • Lesión del ligamento
  • Ciática
  • Osteoporosis
  • Osteoartritis
  • Estenosis espinal (compresión de los nervios espinales)
  • Hernia de disco
  • Enfermedad degenerativa del disco
  • Escoliosis (o las condiciones relacionadas lordosis y cifosis)
  • Tumores cerca de la columna
  • Fibromialgia
  • Espondilitis
  • Espondilosis
  • Osteomielitis
  • Hueso roto cerca de la región espinal
  • Esguince

Dada la complejidad que puede estar asociada a esta condición, es importante acudir a un profesional de la salud para el diagnóstico del lumbago. Sus síntomas, al aparecer, nos darán la pista de cuándo pedir cita para que nos visite un médico.

Lumbago síntomas, vicios posturales

Lumbago: síntomas

Los signos de advertencia de que podemos estar padeciendo lumbago son:

  • Dolor crónico en la región lumbar
  • Dolor en la espalda
  • Dolor o sensación de hormigueo en ambas piernas o una de ellas
  • Espasmos musculares
  • Debilidad en las piernas
  • Rigidez lumbar.

Dependiendo de la causa que origine esta condición, también pueden presentarse otros síntomas. Por ejemplo, si el lumbago está relacionado con la escoliosis puede derivar en una mala postura crónica y dolor, si es causado por una hernia discal, el dolor aumentará al sentarse, pero disminuirá al acostarse. 

No todo el mundo se ve afectado por igual por el lumbago y sus síntomas. Además de las personas que, puntualmente o de manera habitual se enfrentan al levantamiento de cargas pesadas, hay un segmento de la población que puede sufrir la condición con mayor severidad, como quienes reúnen uno o varios de estos factores de riesgo:

  • Vicios posturales al trabajar o permanecer de pie prolongadamente
  • Edad avanzada
  • Obesidad
  • Falta de ejercicio o inadecuada ejecución del mismo.
  • Tabaquismo
  • Problemas de riñón o vejiga
  • Embarazo

Cuando el dolor lumbar se acompaña de fiebre, pérdida de peso inexplicable o problemas de reciente aparición en la vejiga o los intestinos conviene ver a un médico. También si el dolor lumbar aparece después de una caída o lesión traumática.

¿Cómo curar la lumbalgia?

Lumbago síntomas, como curarlo

Las posibles opciones de tratamiento para el lumbago son:

  • Atención quiropráctica, que, con sus ajustes de la columna vertebral y otras partes del cuerpo logrará minimizar el dolor, aumentar la movilidad, corregir la postura, reducir la dependencia a los medicamentos y sentirse mejor.
  • Fisioterapia, para aprender estiramientos y ejercicios que mejoran la postura y fortalecen la espalda y otros grupos musculares, para facilitar el movimiento. Esto consigue que las lesiones futuras sean menos probables. Además, dado que la obesidad y el exceso de peso son factores de riesgo para el dolor lumbar, el ejercicio es muy recomendable.
  • Medicamentos para el dolor, los productos farmacéuticos específicos que receta el médico pueden aliviar el dolor y tratar los síntomas, no la causa raíz. Es importante tener en cuenta que no se recomiendan como tratamiento a largo plazo.
  • Inyecciones, como las de bloqueo nervioso, que brindan un alivio temporal a la región lumbar al bloquear los receptores del dolor. Las inyecciones en las articulaciones facetarias tratan el dolor de cuello y de espalda mediante la introducción de anestesia y esteroides en la articulación facetaria afectada. Las inyecciones epidurales de esteroides reducen la inflamación alrededor de los nervios espinales, aunque, solo conviene considerar esta opción tras haber probado tratamientos no invasivos, como la fisioterapia, la quiropráctica o las tablas de ejercicios en casa.
  • Acupuntura, que funciona mejor que un placebo en el tratamiento del dolor de espalda.
  • Terapia de masaje, para ayudar a aliviar los músculos tensos o sobrecargados, que es una causa común de dolor lumbar.  Los resultados mejoran si se utiliza un gel como Silicium Gel G5 al realizarlo, que, gracias a su alta concentración de silicio contribuye a la producción de colágeno y el bienestar articular. 
  • Cirugía, el último recurso para la mayoría de los pacientes con lumbago que pude conseguir eliminar la causa subyacente y curar. No obstante, hay condiciones médicas que causan lumbago y no se pueden curar de forma permanente, como la osteoporosis.

¿Es posible prevenir el lumbago y sus síntomas?

El lumbago y sus síntomas se pueden prevenir, aunque para notar resultados hace falta constancia. El primer paso es plantearse preguntas acerca del estilo de vida, para identificar esos aspectos que pueden mejorar. Lo más efectivo es trabajar a tres niveles:

  1. Hábitos. El estrés tiene mucho que ver con este tipo de dolencia, ya que no gestionar correctamente la tensión hace que nuestros músculos estén agarrotados la mayor parte del tiempo y se «olviden» de su función y de contraerse y relajarse de forma efectiva. También importante tomar conciencia de la postura. ¿Cómo nos sentamos? ¿Cómo levantamos cargas? ¿Cómo caminamos? La higiene postural es una herramienta de prevención muy eficaz. El tabaquismo no solo afecta al lumbago, sino también a nuestra salud en general, por eso no conviene retrasar el momento de dejar de fumar.
  2. Deporte. Practicar regularmente ejercicios aeróbicos de bajo impacto mejorará la condición física general y, al mismo tiempo, puede lograr que la espalda se sienta mejor a corto plazo. En un horizonte temporal más amplio, el deporte ayuda a mantener un peso saludable y desarrolla fuerza muscular, algo que es particularmente necesario en la región lumbar. ¿Has pensado en probar el yoga? Fortalece los músculos de la espalda y el abdomen y promueve una buena postura.
  3. Suplementos. La dieta también puede contribuir a aliviar el lumbago y sus síntomas. Tomar suficiente fibra en el marco de una nutrición equilibrada, reducir el consumo de café y evitar los productos procesados y los azúcares nos beneficia al aportarnos energía y reducir el estrés en el organismo. No obstante, la alimentación puede no ser suficiente y, por eso, es recomendable introducir suplementos como Articomplex, o Silicium G7 Original , que aportan protección extra para los huesos, cartílago y articulaciones, impulsando el bienestar.
New Call-to-action
New Call-to-action

Una vez que tomes las riendas de tu vida y adoptes nuevos hábitos saludables verás qué sencillo es librarse del lumbago y sus síntomas. ¿Cómo te ves el invierno que viene? ¿Y los próximos treinta o cuarenta?

New Call-to-action

Deja un comentario

No hay comentarios

​ ​