5€ de descuento en tu primera compra !Apúntate ahora!

piel pelada por el sol, debes saber

Piel pelada por el sol: todo lo que debes saber

16 minutos 159 views

La piel es nuestro mayor escudo protector, pues recubre nuestro cuerpo y actúa como barrera ante multitud de agresiones externas, incluida la radiación solar.

Aunque es necesario y saludable exponernos al sol, debemos hacerlo en su justa medida y de la manera adecuada, ya que la radiación solar puede provocar la pérdida de la epidermis y dar lugar a una piel pelada por el sol.

Esta situación tiene una serie de consecuencias inmediatas y a largo plazo que conviene conocer. A continuación, hablaremos de ellas y de otros aspectos importantes para proteger la piel. 

New Call-to-action

La piel pelada por el sol y sus consecuencias

La piel pelada por el sol es indicativa de que se ha sufrido una quemadura.

La pérdida de la epidermis (la capa más externa y que sufre el pelado por el sol) se produce porque no se ha protegido bien la piel frente a la radiación solar o cuando no se ha hidratado correctamente después de haber tomado mucho el sol.

Es decir, cuando la piel se pela significa que la exposición al sol ha sido tan intensa que las células cutáneas afectadas han sufrido un daño irreversible que desemboca en su descamación.

Cabe mencionar que existen una serie de molestias asociadas a la piel pelada por el sol, como el picor y el escozor. Estos síntomas pueden durar varios días y su intensidad dependerá de la severidad del daño sufrido por la exposición al sol.

¿Es malo que la piel se pele por el sol?

La descamación de la piel es un proceso fisiológico que, en condiciones normales, permite que la piel se vaya regenerando.

Sin embargo, cuando se produce de forma acelerada o drástica constituye un síntoma de que la piel ha sufrido una agresión importante, como una quemadura solar. 

En estos casos, la descamación actúa como un mecanismo de la piel para desprenderse de las células dañadas

Aunque esa capacidad para eliminar las células muertas o dañadas y sustituirlas por otras nuevas puede sonar tranquilizador, en realidad no debemos engañarnos y confiarnos.Los daños de la exposición prolongada e intensa a la radiación solar son acumulativos, por lo que se producen alteraciones permanentes que se suman a daños anteriores y futuros (cuando los haya), a pesar de que la piel se pele y se regenere.

Esa acumulación de daños y alteraciones favorece el fotoenvejecimiento o envejecimiento prematuro de la piel, la aparición de manchas, de arrugas e incluso problemas graves como el cáncer de piel.

quemadura antes de piel pelada por el sol

En definitiva, una vez que se produce la quemadura y aparece la piel pelada por el sol, ya no se puede remediar el daño sufrido. Sin embargo, se pueden tomar algunas medidas para evitar molestias y procurar que la piel se mantenga en las mejores condiciones posibles y tomar conciencia para evitar que se nos vuelva a pelar la piel en el futuro.

¿Qué hacer cuando la piel se está pelando por el sol?

Una vez que hemos sufrido una quemadura solar y la piel empieza a desprenderse podemos poner en práctica varias medidas para minimizar las molestias y favorecer una rápida recuperación. 

Algunas de esas medidas son: 

  • Aplicar crema antiinflamatoria si la zona está muy afectada. Para no provocar más daños a la piel, es conveniente optar por cremas de origen natural como, por ejemplo, el Aloe Vera. Es un componente vegetal que funciona muy bien gracias a sus propiedades cicatrizantes, antiinflamatorias y emolientes. Alternativamente se puede emplear aceite de coco, que también presenta propiedades antiinflamatorias, así como antibacterianas, por lo que ayuda a prevenir infecciones en la zona dañada por el sol.
  • Hidratar profundamente la piel para que se recupere de manera adecuada y lo más rápido posible.
  • No utilizar productos que puedan resultar irritantes, como los perfumes o colonias, sobre la piel dañada y, por tanto, especialmente sensible.
  • No exponerse al sol hasta que la piel esté completamente recuperada
  • Evitar rascarse o arrancar la piel pelada por el sol para evitar daños mayores.
  • Si tienes la piel caliente por la exposición excesiva, mete el aftersun o la crema hidratante natural en la nevera. Así, al aplicarla te proporcionará un efecto refrescante y calmante.
  • Si, además de descamarse por el sol, la piel presenta un enrojecimiento muy marcado o ampollas, será importante acudir al médico para que nos evalúe. 

¿Cómo evitar que la piel se pele por el sol?

Tanto si nunca nos ha ocurrido como si hemos tenido la piel pelada por el sol anteriormente, debemos evitar que nos ocurra. 

El primer paso para lograrlo es utilizar una protección solar adecuada a nuestro tipo de piel o fototipo, preferiblemente escogiendo siempre un factor de protección alto o muy alto (FPS 50 o 50+).

Para evitar que la piel se pele, será conveniente utilizar aftersun que calme y alivie la piel tras una exposición solar intensiva.

No obstante, será importante emplear hidratantes naturales con frecuencia, ya que una piel seca es más propensa a pelarse. Por tanto, el objetivo debe ser mantener la piel siempre hidratada y en buenas condiciones.

piel pelada por el sol, cremas solares

Además, para alcanzar y conservar un estado de hidratación general adecuado será fundamental beber mucha agua, sobre todo en épocas de calor y situaciones de mayor sudoración, como la práctica de ejercicio físico.

Otros aspectos importantes para evitar tener la piel pelada por el sol y sufrir sus consecuencias inmediatas y futuras son:

  • Evitar las horas en las que la radiación solar es más intensa y perjudicial. Esto supone evitar exponernos al sol directo entre las 12 del mediodía y las 16:00 horas, aproximadamente.
  • No realizar exposiciones prolongadas al sol. Por ejemplo, evita quedarte dormido al sol durante horas.
  • Tomar el sol de forma gradual después del invierno o tras periodos largos sin ninguna o muy poca exposición. Así permitirás que tu piel se vaya acostumbrando poco a poco y le darás tiempo para que produzca melanina, el pigmento que la protege de la radiación solar (además de poner la piel morena). 
  • Llevar una alimentación sana y equilibrada que te aporte las cantidades requeridas de vitamina C y E, para proteger la piel gracias a su acción antioxidante.

Refuerza la hidratación de tu piel

Además de todo lo anterior, también se puede prevenir la piel pelada por el sol reforzando la hidratación cutánea con un complemento alimenticio a base de silicio orgánico.

El silicio orgánico ejerce un efecto protector de la piel y actúa como elemento de sostén, por lo que contribuye a que la piel se mantenga tersa y firme. Esto es importante, ya que una de las consecuencias de la radiación solar es que favorece la flacidez y pérdida de elasticidad de la piel

Pero el silicio no solo puede contrarrestar esos efectos nocivos de la exposición solar excesiva, sino que también puede contribuir a la recuperación de la piel pelada por el sol gracias a su capacidad para acelerar la cicatrización de la piel dañada.

Cabe mencionar que no solo se puede tomar este oligoelemento indispensable de forma oral, sino que también es posible aplicarlo directamente sobre la piel. Para ello debemos optar por un producto de silicio orgánico en forma de gel, como por ejemplo Silicium G5 Gel, ,que nos ayudará a hidratar y favorecer la regeneración cutánea. 

Tras sufrir una quemadura solar, una vez haya desaparecido el enrojecimiento y la inflamación, podemos aplicar el gel para acelerar la recuperación y cicatrización de los tejidos y, además, evitar que nos salgan manchas. 

New Call-to-action

Otro elemento importante para mantener una piel en buenas condiciones frente a la radiación solar es el selenio, que ejerce un papel protector frente al daño oxidativo, entre otros beneficios.

Si tus hábitos alimenticios no son óptimos puedes optar por un complemento que combine, por ejemplo, silicio, selenio y vitamina C; para asegurarte de que cubres tus necesidades nutricionales para estos elementos. Esta combinación la puedes encontrar en el producto G7 Activ+, idóneo para favorecer la producción de colágeno natural. 

No olvides que los daños, visibles y no visibles, de la radiación solar son acumulativos. Por lo que cuanto mejor cuides tu piel, menos problemas sufrirás en el presente y el futuro. 

New Call-to-action

Deja un comentario

No hay comentarios

​ ​