5€ de descuento en tu primera compra !Apúntate ahora!

10 tips to protect skin with psoriasis from the cold

10 consejos para proteger del frío la piel con psoriasis

22 minutos 4431 views

La psoriasis es una enfermedad autoinmune que puede hacer que la piel se inflame, pique, enrojezca y agriete. Los brotes de psoriasis son más comunes durante los meses de invierno porque las temperaturas frías provocan un efecto de sequedad en la piel.

Por eso es importante protegerse de las condiciones invernales y reforzar los cuidados de la piel de manera natural.

En este artículo te damos algunas recomendaciones para ayudarte a proteger la piel con psoriasis de los factores ambientales que provoca la llegada del invierno.

Hoy te contamos:

  • ¿Qué es la psoriasis?
  • ¿Cómo afecta el frío a la piel con psoriasis?
  • 10 consejos para proteger del frío la piel con psoriasis

¿Qué es la psoriasis?

La psoriasis es un trastorno inmunológico que hace que las células de la piel crezcan rápidamente y formen placas. No es simplemente piel seca. En realidad, es una enfermedad autoinmune que causa inflamación, lo que puede provocar enrojecimiento y descamación de la piel.

La afección puede desencadenarse por una variedad de factores que incluyen estrés, lesiones, infecciones, ciertos medicamentos, cambios en los niveles de temperatura y humedad y sobreexposición al sol.

Aunque la psoriasis puede causar picazón e incomodidad, no es contagiosa y, por lo general, no presenta un riesgo grave para la salud más que causar una pequeña molestia.

Más de 125 millones de personas en el mundo padecen psoriasis, en España se estima que afecta a más de un millón de personas.

Hasta ahora no existe cura para la psoriasis, pero hay tratamientos disponibles para controlar los síntomas y hacerlos más llevaderos.

¿Cómo afecta el frío a la piel con psoriasis?

Aunque no se comprende bien la causa exacta de la psoriasis, los médicos creen que existen varios factores que pueden conducir al desarrollo y activación de esta enfermedad inflamatoria.

La época del año es uno de los factores que puede afectar a los brotes de psoriasis.

Cuando llegan los meses de invierno la piel tiende a volverse seca y escamosa. Esto pasa por varias razones, pero principalmente se debe a que las condiciones ambientales provocan sequedad en la piel.

En general, la piel necesita agua para funcionar de manera saludable, en inverno, cuando bajan las temperaturas, nuestra piel se seca más de lo habitual, por eso necesita un cuidado especial en esta época del año.

¿Por qué el invierno afecta tanto a la piel con psoriasis?

Por un lado, tanto el aire frío del exterior como el uso de la calefacción en los espacios interiores hacen que la piel se deshidrate rápidamente, algo que afecta especialmente a las personas con psoriasis.

Por otra parte, algunas investigaciones indican que la disminución de los niveles de vitamina D y la menor exposición a los rayos ultravioleta del sol empeoran la piel con psoriasis.

Pero no te preocupes, porque hay una serie de acciones que puedes llevar a cabo para contrarrestar las adversas condiciones invernales.

A continuación ¡te ofrecemos algunas de ellas!

10 consejos para proteger del frío la piel con psoriasis

Aunque la gravedad de la psoriasis puede variar de una persona a otra, por lo general, suele afectar más en invierno, cuando las personas tienen mayor probabilidad de tener la piel seca y agrietada.

Te ofrecemos algunos consejos que te ayudarán a prepararte para la temporada de frío, y proteger la piel para que se mantenga en las mejores condiciones.

1. Refuerza la hidratación de la piel

Cuando la piel está hidratada es menos probable que se agriete y produzca escamas.

¿Cómo puedes reforzar la hidratación de la piel?

Lo primero es hidratarse por dentro. Empieza por beber líquidos, porque si estás bien hidratado la piel se beneficiará.

Beber suficiente agua es bueno para la piel, pero no es lo único que puedes hacer. También debes prestar especial atención a tu dieta. Comer alimentos saludables ricos en antioxidantes, vitaminas y oligoelementos te ayudará a mantener la piel hidratada de manera natural.

Pero la hidratación de la piel no depende sólo de lo que ingerimos.

Las rutinas de cuidado son fundamentales para una piel sana.

Tu piel está formada por un ecosistema vivo de células y sus condiciones dependen de lo que le hagas. Por ello te recomendamos que sigas un ritual diario para cuidar tu piel limpiándola, hidratándola y protegiéndola de factores ambientales nocivos.

Estudios científicos demuestran la importante acción y eficacia del silicio en la síntesis de colágeno, elastina de la piel y su papel estructural en los glicosaminoglicanos.

Soriaskin es una solución no grasa que se aplica directamente sobre la piel, se compone de silicio orgánico con Equisetum arvense y equinácea, planta que se utiliza desde la antigüedad por sus beneficios para la piel.

Basta con aplicarla 3 a 4 veces al día sobre la superficie cutánea, especialmente en la zona de las placas de psoriasis. Esto te ayudará a disminuir la inflamación, reducir la picazón y la descamación de la piel.

2. Crea un ambiente con más humedad

El frío del invierno hace que usemos la calefacción para combatir las bajas temperaturas. La consecuencia es que el aire seco de la calefacción absorbe la humedad de la piel.

Entonces, ¿apagamos la calefacción en invierno?

Para nada, ya puedes respirar si pensabas que la solución era esa. Para superar este problema, se recomienda el uso de un humidificador, que aumenta la humedad al aire rociando vapor de agua.

3. Vigila la higiene de la piel

La limpieza es importante para mantenerse saludable. El jabón es una forma excelente de mantener la piel limpia. Sin embargo, un jabón inadecuado puede dañar el equilibrio natural del pH de la piel.

Los jabones poco desengrasantes son los mejores para mantener este equilibrio, ya que son menos agresivos para la piel y no contienen productos químicos que puedan irritar la piel sensible o causar reacciones alérgicas.

Para elegir el producto adecuado, la mejor opción es leer la información de la etiqueta. 

4. Ponte ropa suave, transpirable y de fibra natural

Es importante estar atenta a la composición de la tela de la ropa que te pones. Las fibras artificiales pueden ser dañinas para la piel y dificultan que respire con normalidad.

Por ejemplo, la lana y las fibras sintéticas son conocidas por ser abrasivas para la piel.

Una forma de evitar la irritación de la piel es usar ropa hecha de fibras naturales, como el algodón o la seda. Las prendas y tejidos naturales son transpirables y provocan una menor irritación de la piel.

Además, se recomienda elegir ropa que tenga costuras suaves y que no sea demasiado ajustada.

Si la psoriasis te afecta a los pies, una forma eficaz de evitar la irritación de la piel es usar zapatos cómodos y transpirables. Esto evitará que tus pies suden y se irriten.

¿Alguna vez te has puesto una pieza nueva de joyería y de repente te salió un sarpullido? Es probable que tu piel sea sensible a ciertos metales. Para evitar esto, considera minimizar el uso de joyería y bisutería.

5. Exponte más a la luz del sol

En invierno hay menos horas de luz solar, por lo que es recomendable aprovecharlas al máximo. Aunque el sol de invierno no es tan intenso como el de verano igualmente tiene beneficios. Por ejemplo, ayuda a nuestro cuerpo a producir vitamina D.

Ya vimos en el apartado anterior que falta de vitamina D podía perjudicar a la piel.

El ejercicio al aire libre es una excelente manera de aprovechar la luz del sol. Da un paseo, practica el running, o siéntate en un banco si lo prefieres, pero exponte a la luz solar durante unos minutos cada día.

6. Reduce el estrés

Todos sabemos que el estrés es un factor importante en los brotes de psoriasis.

La mejor manera de reducir el estrés es tomarse un tiempo de ocio y hacer cosas con las que disfrutas. Es importante cuidarte y hacer lo que amas porque te hará más feliz.

Practica deporte, sal a tomar algo con personas que te hagan reír, o disfruta haciendo lo que más te apasiona, cualquiera de estas acciones reducirá el estrés y la probabilidad de que aparezcan brotes de psoriasis.

Duchas cortas y tibias

Cuidado con las duchas largas y calientes que tanto nos gustan en invierno, porque perjudican la hidratación de la piel, dejándola seca y agrietada.

Se recomienda ducharse con agua no muy caliente y sólo el tiempo necesario para enjabonarse y enjuagar.

¿Prefieres el baño a la ducha? Está bien, siempre y cuando sea un baño corto, relajante y con agua tibia.

Por último, te aconsejamos que inmediatamente después de la ducha o el baño te apliques una crema o loción hidratante, para retener el agua.

7. Duchas cortas y tibias

Cuidado con las duchas largas y calientes que tanto nos gustan en invierno, porque perjudican la hidratación de la piel, dejándola seca y agrietada.

Se recomienda ducharse con agua no muy caliente y sólo el tiempo necesario para enjabonarse y enjuagar.

¿Prefieres el baño a la ducha? Está bien, siempre y cuando sea un baño corto, relajante y con agua tibia.

Por último, te aconsejamos que inmediatamente después de la ducha o el baño te apliques una crema o loción hidratante, para retener el agua.

8. No uses colonias, perfumes ni productos con alcohol directamente en la piel

Las colonias y los perfumes están diseñados para aplicarse a la ropa, no a la piel. Las fragancias no están hechas para aplicación directa. Son sustancias químicas fuertes que pueden irritar la piel y causar erupciones o urticaria que pican.

Siempre debes aplicar la colonia o perfume en tu ropa, en lugar de ponerlo directamente sobre la piel.

Evita las exfoliaciones de la piel intensas, ya que podrían empeorar la psoriasis.

Uno de los desencadenantes más comunes de los brotes de psoriasis es el traumatismo cutáneo. Esto puede presentarse en forma de herida, pero también puede provenir de una descamación excesiva de la piel. Cuando tienes un área de tu cuerpo con psoriasis, cualquier tipo de daño en la capa superior de la piel puede empeorarlo.

9. Hábitos saludables

Una nutrición adecuada, beber mucha agua y líquidos y limitar el alcohol y la cafeína también contribuirán a una piel más sana.

Evitar fumar también es una medida que la piel agradecerá. Resulta que el tabaco puede dañar a los pacientes con psoriasis tanto como el alcohol. Incluso se considera una de las causas de los brotes de esta enfermedad.

Es por eso por lo que, si tienes el mal hábito de fumar, es crucial que idees estrategias que te ayuden a frenar su consumo.

Encuentra la manera de dormir bien, no descansar lo suficiente está relacionado con el estrés y puede empeorar los brotes de psoriasis.

Un estudio reciente encontró que las personas que dormían menos de 6 horas cada noche tenían más probabilidades de experimentar un brote de psoriasis en el mes siguiente que aquellas que dormían al menos 7 horas.

Dormir bien estimula la función del sistema inmunológico, reduce el estrés y ayuda a mantener un peso saludable. Todo esto te ayudará a controlar los brotes de psoriasis.

10. Toma complementos alimenticios beneficiosos para la piel

El Silicio es uno de los elementos más importantes del organismo, ya que influye directamente sobre la salud de las personas. Este elemento destaca por la estimulación de la producción de tejido conjuntivo, localizado en zonas como la piel, el cabello o las uñas.

Es decir, que mejora la calidad de la piel, de la que forma parte, manteniéndola elástica y sana. Y su función en la producción de colágeno previene la sequedad cutánea.

En la actualidad, hay complementos alimenticios ricos en silicio natural que son perfectamente asimilables por el organismo y biodisponibles por las células del cuerpo.

¡Nuestra recomendación!

Nuestra recomendación, para mantener la piel hidratada y sana, es que combines la toma oral de silicio de G7 Siliplant Biodinamizado junto con la aplicación tópica de Soriaskin.

Todos y cada uno de los consejos que hemos visto en este artículo te ayudarán a protegerte de las condiciones invernales, reforzar los cuidados de la piel de manera natural y reducir la aparición de brotes de psoriasis.

New Call-to-action

​ ​