5€ de descuento en tu primera compra !Apúntate ahora!

Qué es el ácido láctico y para qué sirve

Qué es el ácido láctico y para qué sirve

11 minutos 766 views

¿Conoces el ácido láctico y para qué sirve? El ácido láctico es un compuesto químico orgánico que se produce naturalmente en el cuerpo humano y en otros organismos vivos. Se forma a partir de la glucosa durante el proceso de fermentación láctica en las células musculares cuando hay una falta de oxígeno disponible para producir energía a través de la respiración celular.

New Call-to-action

También se encuentra en algunos alimentos, como el yogur, el queso y otros productos lácteos fermentados, así como en ciertas frutas y verduras (especialmente en manzanas, remolachas y repollo).

Este componente puede ser beneficioso para el cuidado de la piel, ya que ayuda a mejorar su apariencia al exfoliar y suavizar, pero es importante usarlo correctamente y prestar atención a cualquier signo de irritación o sequedad. De ello hablaremos en las próximas líneas.

Cómo utilizar el ácido láctico y cuándo hacerlo

Qué es el ácido láctico y para qué sirve

El ácido láctico es un ácido suave que se utiliza comúnmente en productos para el cuidado de la piel para exfoliar y suavizar la piel. Aquí hay algunas pautas sobre cómo utilizar el ácido láctico y cuándo hacerlo:

  1. Frecuencia: dependiendo de la concentración del ácido láctico en el producto usado, se recomienda usarlo de una a tres veces por semana. Sin embargo, es importante escuchar a tu piel y ajustar la frecuencia de uso en consecuencia. Si sientes irritación o sequedad, reduce la frecuencia o deja de usarlo por completo.
  2. Orden de aplicación: es buena idea aplicar el ácido láctico después de la limpieza facial y antes de la hidratación. Esto permite que el ácido penetre en la piel sin obstruir los poros con otros productos.
  3. Hidratación: recuerda que es importante seguir con una buena hidratación después de usar ácido láctico, ya que puede dejar la piel un poco seca. Aplica una crema hidratante suave y ligera para ayudar a restaurar la humedad de la piel.
  4. Momento del día: la hora en que se lleve a cabo su aplicación depende de la tolerancia individual de la piel. Algunas personas prefieren usarlo por la noche para que la piel tenga tiempo para recuperarse y repararse mientras duermen. Otras personas lo prefieren por la mañana para refrescar la piel antes de aplicar el maquillaje.
  5. Protección solar: debido a que el ácido láctico puede hacer que la piel sea más sensible a los rayos UV, es importante proteger la piel con un protector solar de amplio espectro durante el día.

En general, se recomienda comenzar con una concentración baja de ácido láctico, que podrá aumentarse de manera gradual, a medida que la piel se acostumbra al producto. También se recomienda evitar el uso de otros productos exfoliantes mientras se usa el ácido láctico para evitar irritaciones en la piel. Es importante prestar atención a cualquier irritación o sequedad y ajustar el uso en consecuencia.

En cualquier caso, es aconsejable hablar con un dermatólogo antes de incorporar cualquier nuevo producto en tu rutina de cuidado de la piel.

El ácido láctico: ¿para que sirve y cuales son sus beneficios para la piel?

El ácido láctico es un alfa hidroxiácido (AHA) que se utiliza comúnmente en productos para el cuidado de la piel debido a sus múltiples beneficios, quizás por ello te estés planteando incorporarlo a tus rutinas.

Qué es el ácido láctico y para qué sirve

Si tienes claro qué es el ácido láctico y para qué sirve, te interesará conocer algunas de sus ventajas. Tienen que ver con:

  1. Exfoliación suave: actúa como un peeling muy delicado que ayuda a eliminar las células muertas de la piel y estimula la renovación celular. ¿Deseas a suavizar tu piel y mejorar su textura? Incorpóralo en tus rutinas de cuidado.
  2. Hidratación: puede ayudar a mantener la piel hidratada al atraer y retener la humedad a la epidermis. Si sufres de piel seca o sensible, verás que el ácido láctico sirve para mejorar su condición.
  3. Aclarar la piel: también puede ayudar a reducir la apariencia de manchas oscuras y decoloración de la piel al exfoliar suavemente la capa superior de la dermis.
  4. Estimula la producción de colágeno: no acaban aquí los beneficios del ácido láctico, ¿para qué sirve aparte de exfoliar, hidratar y homogeneizar el tono de la piel? Para estimular la producción de colágeno, contribuyendo así a reducir la aparición de arrugas y líneas finas en la piel.

Si ya te planteas recurrir a este componente, deberías saber que una de las ventajas de usar ingredientes naturales en el cuidado de la piel, como el ácido láctico, es que suelen ser más suaves y menos propensos a causar irritaciones o reacciones alérgicas.

Los ingredientes naturales, también pueden proporcionar beneficios adicionales para la piel, como antioxidantes y vitaminas esenciales que ayudan a mantener la piel sana y radiante. Ejemplo de ello es el silicio, que favorece la capacidad regenerativa de la piel y su proceso de reparación natural.

¿Ya sabes qué es el ácido láctico y para qué sirve? Para multiplicar su efecto rejuvenecedor e hidratante, si quieres una piel más saludable y radiante puedes complementar su uso con esta crema de silicio y rosa mosqueta, altamente regeneradora, que logra hidratar y reparar en profundidad sin engrasar la piel. ¿A qué esperas para probarla?

New Call-to-action

Deja un comentario

No hay comentarios

​ ​