5€ de descuento en tu primera compra !Apúntate ahora!

5 tips to prevent annoying back pain

5 recomendaciones para prevenir el molesto dolor de espalda

21 minutos 4339 views

Con sencillos cambios en tu postura y algunas acciones que incorpores a tu rutina diaria será posible prevenir el dolor de espalda. ¿Sabías que es uno de los principales motivos de las visitas al médico?

Lee hasta el final, porque en este artículo te contamos lo más importante sobre uno de los problemas de salud más frecuentes en las consultas médicas, en el que encontramos personas de todas las edades.

Hoy te contamos:

  • ¿Qué causa el dolor de espalda?
  • ¿Qué podemos hacer para prevenir el dolor de espalda?
  • ¿Cómo aliviar el dolor de espalda?

Qué causa el dolor de espalda?

El dolor de espalda, que se evidencia con mayor intensidad en la zona baja (lumbar) y alta (el área cervical), es una de las afecciones más comunes.

Aunque suele afectar con mayor frecuencia a las personas de la tercera edad, los jóvenes empiezan a ser más vulnerables a padecer de dolor de espalda y molestias en la zona del cuello.

¿Por qué?

Ya antes de la pandemia el dolor de espalda era la segunda razón más común en las visitas al médico. Solo era superada por los catarros comunes.

Ahora, al pasar más tiempo en casa, se ha incrementado el sedentarismo. La consecuencia es que permanecemos mucho tiempo sentados o tumbados en el sofá, sin percatarnos de la postura.

Esta es una de las razones por las que, tanto jóvenes como personas más mayores, experimentan dolor de espalda con cada vez más frecuencia.

Aunque esta es una de las causas más comunes, no es la única. A continuación, exponemos:

Principales factores de riesgo del dolor de espalda

  • La edad: con el paso de los años es inevitable el desgaste de los huesos y articulaciones, provocando la degeneración de los tejidos que forman la espalda.
  • Genética: existen trastornos de la columna vertebral cuya causa se encuentra en un componente genético.
  • Sedentarismo: la falta de actividad física aumenta el riesgo de padecer de dolor de espalda o incrementar su intensidad.
  • Sobrepeso: el exceso de peso aumenta el estrés en la zona lumbar.
  • Mala postura: posición inadecuada que adoptamos de forma repetida por un periodo de tiempo prolongado.
  • Contracción muscular o de ligamentos.
  • Peligros ocupacionales: Aquellos trabajos que requieren levantar peso con frecuencia, estar parados durante horas o mantenerse sentados sin apoyar bien la espalda en una silla poco ergonómica, constituyen un riesgo para la salud de tu espalda.
  • Origen emocional: el dolor de espalda también se puede generar por cargas emocionales de las que ni siquiera somos conscientes.

Estas son las principales causas del dolor de espalda.

Como ves, puedes prevenir su aparición con solo poner atención a tu postura y el estilo de vida que tienes actualmente. Pero, de ello hablaremos con mayor detalle a continuación. 

¿Qué podemos hacer para prevenir el dolor de espalda?

El dolor de espalda, esas molestias que generalmente se manifiestan en la zona del cuello (cervical) y en el área baja de la espalda (lumbar), se convierte en una afección crónica cuando no le prestamos la atención necesaria.

Aunque es bastante común se puede evitar con diferentes acciones.

Consejos para prevenir el dolor de espalda

Descubre qué recomiendan los expertos:

Encuentra la postura perfecta

Higiene postural es el concepto que manejan los especialistas para referirse al cuidado de la postura. Postura que no solo debemos velar al estar sentados, sino también de pie y cuando caminamos.

Pero… ¿Cuál es la postura perfecta?

Si estás de pie, asegúrate de tener:

          Espalda recta con los hombros hacia abajo y apuntado hacia detrás.

          Barbilla en paralelo al suelo.

          Columna vertebral estirada y caderas al mismo nivel.

          Tus pies separados al ancho de tus hombros y distribuir el peso de tu cuerpo en ambas piernas.

          Mantén tus manos colgando con las palmas hacia dentro de forma relajada.

En cambio, cuando permanezcas mucho tiempo sentado:

          Ajusta tu silla de forma tal que puedas apoyar ambos pies en el suelo. Estos deben hacer un ángulo de 90 grados. Por lo que, evita cruzar las piernas con frecuencia.

          Tu barbilla debe estar paralela al suelo y la parte superior de la cabeza, paralela al techo.

          Asegúrate de que tu espalda este bien apoyada al respaldo del asiento y que esta quede totalmente recta.

          Relaja tus hombros.

Sabemos que al principio cuesta tener en cuenta estas recomendaciones, pero, con el tiempo, adoptarás una nueva postura de forma natural.

Apuesta por un estilo de vida activo

Como hemos mencionado anteriormente, el sedentarismo y el exceso de peso son dos de las principales causas del dolor de espalda.

Por lo que, si quieres prevenirlo, debes comenzar a aumentar tu actividad física diaria, ya sea con paseos o con entrenamientos moderados de 45 minutos o una hora.

Pon atención a tus movimientos

Los movimientos bruscos, al igual que otros malos hábitos, pueden desgastar tu columna vertebral e incluso provocar desgarros y otras lesiones. En este sentido, las razones más frecuentes se resumen en el levantamiento de objetos pesados de manera incorrecta.

Entonces, ¿cómo se debe hacer?  

Separa los pies al ancho de tus hombros y dobla las rodillas. Aprieta el abdomen al bajar para que sea éste el que realice la fuerza. Si el objeto es demasiado pesado, pida ayuda.

Canaliza el estrés y las emociones

Para prevenir el dolor de espalda debemos soltar esas cargas emocionales que muchas veces, ni siquiera sabemos que tenemos.

Algunas personas no le damos la importancia que merece a la salud mental, siendo esta una de las causas de la aparición de afecciones físicas, algunas muy graves.

Por ello, te recomendamos evitar el estrés, contar tus preocupaciones a las personas más allegadas y pedir ayuda cuando necesites apoyo emocional o psicológico.

Visita a un osteópata o fisioterapeuta

Casi todas las personas que sufren de dolor de espalda suelen acudir a los especialistas cuando el dolor se vuelve crónico. En este punto, se reduce el número de soluciones y recomendaciones que los expertos pueden ofrecer a los pacientes.

De esta forma, lo más conveniente es visitar al osteópata o fisioterapeuta de forma frecuente, con el objetivo de comprobar que todo esté bien y detectar los posibles problemas de salud que pueden surgir con un margen de tiempo aceptable.

¿Cómo aliviar el dolor de espalda?

Si estás leyendo este artículo, probablemente ya estés padeciendo de dolor de espalda con frecuencia. Por ello, queremos compartir contigo una de las soluciones más inmediatas que puedes comenzar a probar en casa.

Algunos suplementos son recomendables para aliviar el dolor de espalda existente, principalmente los que están diseñados para mitigar las molestias que ya están experimentando los pacientes.

¿Cuáles son los mejores suplementos para el dolor de espalda? 

En el mercado, encontrarás soluciones de diferentes formatos, pero las más efectivas son aquellas que ejercen una acción directa y se aplican de manera localizada, como por ejemplo las cremas y geles.

El gel de silicio orgánico actúa positivamente en las articulaciones y ayuda a mejorar los problemas articulares.

¡Nuestra recomendación! Masajea la zona con Silicium G5 Gel, ya que penetra rápidamente en la piel y genera bienestar, reduciendo las molestias por lesiones, desgaste y la práctica deportiva intensa.

Con el objetivo de aumentar su nivel de efectividad, se recomienda que se aplique después de descontracturar los músculos de la espalda. Esto lo puedes conseguir mediante la terapia manual con masajes descontracturantes o con el uso de herramientas diseñadas para ello.

Sin duda, el gel es un tipo de suplemento muy efectivo para aliviar el dolor de espalda.

CTA Silicium Gel ES

Sin embargo, también hay otros suplementos que sirven para prevenir su aparición, aquellos que contienen nutrientes que ayudan a fortalecer, tonificar y dar soporte a los nervios, vértebras, músculos, ligamentos, tendones, discos y cartílagos.

A continuación, te mostramos cuáles son los nutrientes que deben estar presente en estos suplementos para que consigas olvidarte de tu dolor de espalda.

  • Calcio: es el principal mineral que conforman los huesos, imprescindible para mantener y fortalecer la columna vertebral.
  • Magnesio: cuando tenemos una carencia de magnesio, es extraído de los huesos, y los debilita. Además, el magnesio es indispensable para reforzar los músculos que soportan la columna.
  • Manganeso: el manganeso ayuda a crear el colágeno, un tejido conectivo que incide directamente en los huesos, las articulaciones, los músculos y la piel.
  • Zinc: interviene en la formación y mineralización de los huesos.
  • Vitamina B12: participa en la formación de las células que conforman los huesos y en los glóbulos rojos de la médula ósea. Su carencia podría estar asociada a la osteoporosis.
  • Vitamina C: es importante para la creación del colágeno, una parte fundamental en los huesos, cartílagos, tendones y músculos.

En relación con esto, otra de nuestras recomendaciones es tomar las cápsulas G7 Activ+, ya que están destinadas a nutrir y reforzar el tejido óseo y articular.

G7 Activ+

En su composición contienen una novedosa fuente de silicio orgánico que actúa en sinergia con el magnesio y la vitamina C.

Tomando una cápsula al día ayudas a la regeneración adecuada y fortalecimiento del cartílago, mejoras el mantenimiento y desarrollo normal del hueso y de las articulaciones, favoreces la producción de colágeno, y mantienes la flexibilidad de las articulaciones.

En cualquier caso, independientemente de la opción que elijas para prevenir el dolor de espalda o aliviarlo, en caso de que ya haya aparecido, debes consultarla con un especialista en la materia. Solo los profesionales del sector sabrán valorar tu caso y recomendarte el mejor tratamiento.

Ahora que ya sabes cómo prevenir el dolor de espalda, ¿qué esperas para probar nuestros consejos?

New Call-to-action

​ ​