5€ de descuento en tu primera compra !Apúntate ahora!

un ataque de ansiedad es peligroso

Ataque de ansiedad: ¿es peligroso? Lo que no te han contado

18 minutos 529 views

¿Te asustan las consecuencias que pueda tener una crisis de ansiedad? ¿Te sientes demasiado estresado últimamente? Debes saber que los síntomas de un ataque de ansiedad no son peligrosos. Sin embargo, debes prestar mucha atención porque sí pueden indicar una condición de salud subyacente.

En este artículo explicaremos qué es exactamente un ataque de ansiedad, cómo podemos identificar los primeros signos y síntomas para intentar manejar la situación, las causas más comunes y una serie de tips para encontrar el alivio que necesitas en estos casos.

New Call-to-action

¿Qué es un ataque de ansiedad? ¿Es peligroso?

Un ataque de ansiedad es un episodio de miedo y alteración intensa que, a diferencia de un ataque de pánico que puede ocurrir de repente, la crisis de ansiedad surge como respuesta a determinados estresores que pueden desarrollarse gradualmente. 

Los ataques de ansiedad suelen alcanzar un punto más intenso a los 10 minutos y no suelen durar más de 30 minutos. Aunque la crisis dure poco tiempo, la persona que la padece puede experimentar un episodio de miedo agudo que le haga sentir incluso que puede perder totalmente el control. Los síntomas físicos pueden ser muy desagradables provocando que algunas personas puedan pensar que están sufriendo una alteración cardíaca.

un ataque de ansiedad es peligroso

Ataques de ansiedad: Síntomas que debes conocer

Estos son los síntomas que suelen acompañar a una crisis de ansiedad:

  • Angustia.
  • Preocupación.
  • Aprensión.
  • Miedo a perder el control o a morir.
  • Sensación de desapego de uno mismo o respecto al mundo.
  • Frecuencia cardíaca acelerada o palpitaciones.
  • Dolor en el pecho.
  • Dificultad al respirar o sensación de ahogo.
  • Boca seca.
  • Transpiración, escalofríos o sofocos.
  • Temblores.
  • Hormigueo o entumecimiento.
  • Malestar estomacal, dolor abdominal o náuseas.
  • Dolor de cabeza.
  • Sensación de debilidad o mareo.
un ataque de ansiedad es peligroso

¿Cuáles son las causas más comunes?

La raíz del problema puede ser muy diversa, pero a pesar de haber muchos desencadenantes, estas son las causas más comunes:

  • Trabajo estresante.
  • Determinadas situaciones sociales.
  • Fobias.
  • Recuerdos de experiencias traumáticas.
  • Enfermedades crónicas, como enfermedades cardíacas, diabetes, síndrome del intestino irritable o asma.
  • Dolor crónico.
  • Abstinencia de sustancias adictivas como la cafeína, el alcohol, algunos medicamentos…
  • Problemas tiroideos.
un ataque de ansiedad es peligroso

¿Qué es lo peor que te puede pasar en un ataque de ansiedad?

Durante la crisis de ansiedad

Los latidos se vuelven más rápidos y fuertes. Además se puede sentir dolor en el pecho o alguna dificultad a la hora de respirar.

Después del episodio

Por lo general, cuando pasa la crisis, la persona vuelve a su estado de calma anterior. En los casos en que el factor estresante continua y no se encuentra solución al problema de base que ha llevado a la crisis, la ansiedad puede continuar de forma moderada en el día a día.

Es importante saber que, aunque el ataque de ansiedad per se no supone un riesgo grave para la salud física, nuestro cuerpo es sabio y nos está avisando de que algo no va bien, hay algo negativo que está afectando a nuestra salud y debemos prestar atención a ello para ponerle una solución lo antes posible, ya que un estado crónico de ansiedad puede llevar al desarrollo de otras patologías subyacentes. 

La actitud recomendada en este punto es actuar, es el momento de coger las riendas, reflexionar sobre el problema y establecer medidas preventivas para el futuro. 

un ataque de ansiedad es peligroso

¿Qué puedo hacer para calmar la ansiedad?

El primer paso es ser consciente de que estás atravesando un periodo de ansiedad, crisis o estrés.

Una vez lo aceptas y lo tienes identificado, estas son las medidas que puedes llevar a cabo en las distintas áreas de actuación:

Psicoterapia y asesoramiento: un profesional te ayudará primero a través de una terapia cognitivo-conductual, donde trabajarás y analizarás de forma objetiva los pensamientos que te producen ansiedad para evitar que sigan haciéndote daño. El segundo paso puede ser una terapia de exposición, en la que harás frente a esas situaciones de modo progresivo a través de una jerarquía de estímulos.

Suplementación: existen varios suplementos de origen natural que contribuyen a mantener un equilibrio emocional y nos dan soporte en situaciones o etapas con una mayor carga de ansiedad. 

  1. GABA: es un aminoácido y neurotransmisor que induce la calma. Tiene un papel clave a la hora de controlar la hiperactividad de las células nerviosas que están asociadas al estrés, el miedo y la ansiedad. Puedes encontrar GABA en alimentos como las espinacas, salmón, brócoli, legumbres, kéfir o tomate, entre otros. Debido a que el GABA presenta algunas dificultades para cruzar la barrera hematoencefálica, la opción más recomendada es elegir un suplemento de GABA y L-teanina en su forma liposomal, para garantizar la mejor biodisponibilidad y absorción.
  2. Ashwagandha: es una hierba adaptógena Ayurveda, medicina tradicional de la India, que ha demostrado ser efectiva para disminuir el estrés. Actúa sobre el eje hipotalámico-pituitario-adrenal y el sistema neuroendocrino, con el objetivo de conseguir una homeostasis (equilibrio interno). Lo mejor es consumir la raíz de Ashwagandha como suplemento, fijándote en la denominación Withania Somnífera KSM-66 en sus ingredientes.
  3. G7 Neurohealth: este suplemento natural contribuye a una función psicológica normal y a un correcto funcionamiento del sistema nervioso. Entre sus ingredientes, contiene biotina y silicio orgánico de alta absorción, que ayuda a incrementar la energía y agilidad mental, favorece la concentración y la memoria y es capaz de combatir los efectos nocivos del aluminio, el mayor inductor de estrés oxidativo en el cerebro.
  4. Psicobiótico: existen determinadas cepas probióticas como el Lactobacillus rhamnosus HN001, Lactobacillus acidophilus LA1, Lactobacillus rhamnosus SP1 y el Lactobacillus reuteri LR92 que ejercen una acción beneficiosa sobre el eje intestino-cerebro.

Cambios en el estilo de vida 

  • Reducir y controlar tus fuentes de estrés.
  • Aprender a identificar y detener los pensamientos negativos.
  • Hacer ejercicio moderado de forma regular.
  • Practicar meditación, yoga, ejercicios de respiración y otras técnicas de relajación.
  • Dieta equilibrada.
  • Limitar o eliminar en la medida de lo posible el consumo de alcohol, cafeína y tabaco.
  1. Medicación: los fármacos van acompañados de efectos secundarios que pueden ser adversos y perjudicar al estado de salud a medio y largo plazo, por lo que cuando sea necesario recurrir a ellos, siempre deben ser prescritos por un profesional sanitario con un diagnóstico previo. 
un ataque de ansiedad es peligroso

¿Qué hay detrás de un ataque de ansiedad? Encuentra la raíz del problema

Aunque las crisis de ansiedad no son peligrosas en sí mismas, no causan daño físico, pueden ser aterradoras y muy desagradables. Sin embargo, la importancia de la ansiedad va mucho más allá. Las personas que sufren ansiedad crónica o periodos muy prolongados de estrés, son susceptibles de desarrollar numerosas enfermedades como aquellas de tipo inflamatorio, trastornos gastrointestinales, acné y otras afecciones de la piel, desarrollo de tumores, problemas tiroideos, hormonales, entre otros. 

Las probabilidades de sufrir estas enfermedades se multiplican exponencialmente cuando estamos expuestos a estados de ansiedad, por lo que es muy importante aumentar la visibilidad de este problema de salud, ya que tiende a quedarse en la sombra porque carece de un componente físico apreciable a simple vista. 

Las personas que han padecido un trastorno de ansiedad durante algún tiempo, suelen aprender a reconocer esta sensación de ‘terror’ y angustia y ser más conscientes de cómo controlar sus síntomas.

Para controlar la ansiedad, se recomienda reflexionar desde la calma y poner el foco en la raíz, cuál es la causa que está ocasionando este problema. Una vez identificada la causa, debemos actuar sobre ella haciendo uso de aquellas herramientas que no tienen efectos secundarios no deseados, como es la psicoterapia, la suplementación natural y los cambios en el estilo de vida.

New Call-to-action

Deja un comentario

No hay comentarios

​ ​