Mujer adulta mirándose al espejo

A medida que pasan los años es normal que vayan surgiendo signos de envejecimiento: arrugas, sequedad, manchas… Entre todos ellos, la piel flácida se corona como uno de los más antiestéticos y, por si fuera poco, muchos factores condicionan en realidad su aparición. Desde la falta de buenos hábitos de vida hasta la pérdida brusca de peso o los cambios hormonales.

Si lo sufres, ¡tranquila! Tienes a tu disposición un buen repertorio de opciones con las que puedes recuperar la firmeza de tu piel sin pasar por el quirófano.

¿Quieres saber cuáles son? ¡Te las contamos!

¿Dónde y por qué aparece la piel flácida?

La flacidez se define como la falta de tersura en la piel, pudiendo darse también en los músculos. Su desarrollo suele ser más frecuente en ciertas zonas:

  • En la cara: párpados, mandíbula y cuello.
  • En el resto del cuerpo: por encima de la rodilla, en la cara interna de brazos y muslos, en los glúteos, en la parte lateral de la espalda y en el abdomen.

La edad es una de las principales causas. Con los años perdemos colágeno y elastina, componentes de sostén fundamentales para los tejidos. Sumado a que empeora la circulación sanguínea y el aporte de nutrientes, la piel pierde su firmeza y comienza a descolgarse.

También existen muchos otros motivos implicados que son independientes del paso del tiempo:

  • Sobrepeso y mala alimentación. El acúmulo de grasa subcutánea provoca que el colágeno y la elastina pierdan su tono.
  • Sedentarismo. La falta de tono muscular, junto a la nutrición deficiente, repercute en la capacidad del músculo de sostener y mantener firme la piel.
  • Pérdida de peso brusca. Al disminuir rápidamente el volumen corporal, la piel no se adapta a tiempo y queda colgante.
  • Exposición solar. Según la Organización Mundial de la Salud, la exposición excesiva a la radiación UV se relaciona con un envejecimiento dermatológico acelerado.
  • Embarazo y lactancia. Los cambios que ocurren en el cuerpo de la mujer durante estas etapas afectan a la elasticidad de la piel.
  • Cambios hormonales. Por ejemplo la caída de estrógenos que acontece en la menopausia, que altera directamente la producción dérmica de colágeno y elastina.
  • Alcohol, tabaco y factores ambientales (humos, polución…).
  • Fármacos (corticoides en uso prolongado…).
  • Enfermedades o predisposición genética.

¿Cómo puedes evitar la piel flácida a pesar de los años?

Mejora tu estilo de vida

Lo primero y más básico es seguir una dieta saludable:

  • Prioriza fuentes proteicas magras (carnes y pescados blancos) para nutrir tu piel y músculos.
  • Basa tu alimentación en frutas, verduras y todos aquellos alimentos con silicio que estimulen la producción de colágeno.
  • Hidrátate adecuadamente con líquidos sin calorías como agua, café e infusiones.
  • Controla o evita la ingesta habitual de azúcares, harinas refinadas y grasas saturadas.
  • Elimina el alcohol y el tabaco de tu vida.

¡Ojo! Con una “dieta saludable” no nos referimos a una détox. Como afirma la Fundación Española de la Nutrición, las dietas mágicas de adelgazamiento suelen ser un fraude y un peligro para la salud. Aprende a cuidarte poco a poco y pierde peso disfrutando del camino. Si además haces deporte, tu piel se adaptará genial y evitarás que cuelgue.

Hablando de ello, realizar ejercicio físico diario es otro punto clave en la lucha contra la flacidez. Incluye entrenamientos tanto cardiovasculares como de musculación en tu rutina y tendrás el tono muscular necesario para mantener firmes los tejidos.

Cuida tu piel con cosmética natural

Los productos de cosmética naturalson grandes aliados en el cuidado dermatológico que no pueden faltar en tu día a día. En Silicium llevamos trabajando en esto desde 2003, lo que nos ha llevado a poder ofrecerte fórmulas antiaging de probada eficacia contra la piel flácida:

  • G7 Beauty con silicio orgánico, selenio y vitamina E. Activa la regeneración celular y estimula la producción natural de colágeno.


Botón comprar G7 Beauty

  •   Silicium Rosa Mosqueta. Además de silicio contiene aceite de rosa de mosqueta, una joya que, entre otras cosas, ha demostrado ser capaz de mejorar la elasticidad y la hidratación de la piel.

  •   Silicium Serum + Elixir Esencial. Combina los beneficios del silicio orgánico, con extractos y aceites naturales para el cuidado facial, regenerando la piel en profundidad.

Tampoco olvides evitar las exposiciones al sol prolongadas y utilizar fotoprotectores adecuados.

¿Qué tratamientos existen si ya tengo la piel flácida?

Si ya sufres de piel flácida, empieza por seguir los consejos anteriores de forma constante y verás cómo mejora tu piel. ¡ paciente!

Si el tiempo pasa y continuas igual, puedes considerar los múltiples tratamientos no invasivos que existen actualmente. Algunos de los más destacables son la radiofrecuencia, la electroestimulación, la mesoterapia o la carboxiterapia.

Verás que adoptando hábitos saludables de vida y cuidando tu piel como se merece, ¡no necesitarás pasar por el quirófano!



Share this post