botes de cosmética natural y flores secas

La cosmética nos lleva acompañando desde la civilización egipcia. Desde entonces ha ido evolucionando hasta principios del siglo XX, cuando pegó un auténtico boom gracias a la industria química. El uso de ingredientes sintéticos revolucionó el mercado. Sin embargo, los efectos tóxicos que se fueron descubriendo han impulsado de nuevo los productos de cosmética natural. Y han vuelto para quedarse, ya que son eficaces, mucho más seguros y su producción es menos agresiva con el medio ambiente.

Sabemos que tratas la salud de tu piel con la importancia que se merece. Por eso queremos ayudarte a dar el siguiente paso en su cuidado. ¡No te pierdas lo que vamos a contarte hoy!

¿Qué son los productos de cosmética natural?

Un producto de cosmética natural es todo aquel que está compuesto por ingredientes extraídos principalmente de las plantas. Es decir, materias primas naturales que se parecen mucho más a la composición de nuestra piel que las que se usan en la cosmética tradicional.

¡Pero cuidado! No te dejes engañar. Hay productos que se ponen la etiqueta de “cosmética natural” aunque lleven un porcentaje muy bajo de estos ingredientes y se formulen en su mayoría con sustancias químicas. Te aconsejamos que te fijes bien en las etiquetas para descartarlos y elegir aquellos que se componen principalmente de ingredientes naturales.

¿Por qué elegir los productos de cosmética natural frente a los convencionales?

La cosmética convencional utiliza compuestos sintéticos que no son reconocidos apropiadamente por la piel. ¡Eso no es muy bueno que digamos! Muchas veces son rechazados y son comunes las alergias e irritaciones. Los hay incluso que taponan los poros e impiden la transpiración. En el peor de los casos pueden ser cancerígenos, ya que algunos actúan como disruptores endocrinos. Así fue declarado en 2013 en un informe de la Organización Mundial de la Salud.

La raíz del problema reside en la filosofía de este tipo de cosmética. Busca el embellecimiento de la piel “al precio que sea”, utilizando tóxicos como parabenos, derivados de petróleo, ftalatos, formaldehídos, siliconas, etc. Muchos de ellos han terminado siendo prohibidos por el reglamento que emitió el Parlamento Europeo y del Consejo en 2009.

Los productos de cosmética natural se oponen completamente a este planteamiento y ofrecen algo más que un simple parche:

  • Nutren, mejoran y mantienen el equilibrio dérmico eficazmente.
  • Contienen ingredientes inocuos aptos para prácticamente cualquier tipo de piel, estando muy recomendadas para las más sensibles.
  • Salvo excepciones, están libres de efectos secundarios.
  • Su producción es más respetuosa con el medio ambiente.
  • Sus componentes son 100% biodegradables, por lo no contaminan ni perjudican la salud.
  • No están testados en animales.

¿Qué ingredientes se usan en la cosmética natural?

Tómate un segundo para pensar en todos los cosméticos que te aplicas a lo largo del día. Parece que no, pero son unos cuantos, ¿verdad? Los usamos con más frecuencia de lo que creemos. Por lo tanto, es esencial utilizar aquellos que lleven ingredientes naturales inocuos para nuestra piel: aceites esenciales, ceras y extractos vegetales, aceites vegetales, etc. Todos ellos contienen sustancias como vitaminas, polifenoles o fitoesteroles que aportan múltiples beneficios.

Algunos de los más característicos son:

  • Manteca de cacao. Hidrata, suaviza y protege la piel, así como ayuda a reducir arrugas y estrías.
  • Cera de abeja. Hidrata y nutre en profundidad, incluso en las pieles más secas. Además previene el envejecimiento del cutis y tiene propiedades antiinflamatorias y emolientes.
  • Silicio orgánico. Estimula la síntesis de colágeno y elastina, aportando brillo, firmeza y elasticidad a la piel, cabello y uñas. También protege los huesos y articulaciones.
  • Aceite de germen de trigo. Es muy rico en vitaminas, siendo un poderoso antioxidante. Cura además la piel dañada y alivia las quemaduras provocadas por el sol.
  • Aceites esenciales de lavanda y naranja. Esta combinación es antiinflamatoria, disminuye la secreción sebácea y mejora las picaduras de insectos.
  • Aceite de rosa de mosqueta. Destaca por su capacidad de hidratar, nutrir y mejorar el aspecto general de la piel, reduciendo manchas, arrugas, estrías y acné.
  • Aceite esencial de rosa damascena. Un tesoro que hidrata, nutre, reafirma, regenera y retrasa el envejecimiento de la piel. Además tiene propiedades antiinflamatorias y antisépticas.
  • Aceite esencial de nuez de albaricoque. Reafirma e ilumina la piel. Así mismo, la hidrata, la suaviza y ayuda a regenerarla.
  • Aceite esencial de palmarosa. Tiene poder hidratante y regenerador, teniendo también efecto antimicrobiano.

En Silicium tenemos un gran compromiso de cara a ofrecer productos de cosmética natural que sean eficaces y libres de tóxicos artificiales. Por ello te recomendamos probar G7 Beauty, Silicium Serum + Elixir Esencial o nuestra espectacular crema rosa de mosqueta. Contienen muchos de los ingredientes que te acabamos de nombrar, por lo que son ideales para nutrir y otorgar a tu piel todas las ventajas de este tipo de cosmética.

La naturaleza es sabia, así que ¡comienza a cuidarte como siempre se ha hecho!

 

Share this post