Beneficios del silicio orgánico en el tratamiento de la psoriasis

Aunque no se puede curar completamente, existe un gran repertorio de opciones para el tratamiento de la psoriasis. Corticoides, retinoides, medicamentos biológicos… Un abanico que deja espacio a alternativas naturales menos agresivas que pueden ser utilizadas como excelentes aliadas.

Entre ellas, el silicio orgánico se posiciona como una de las más interesantes. No solo por su capacidad de aumentar la producción de colágeno en el cuerpo, sino también por el efecto que tiene sobre el sistema inmune. 

Entendiendo la psoriasis: síntomas y causas

La psoriasis es una enfermedad crónica cutánea que se caracteriza por las manchas rojas bien definidas, gruesas y escamosas que salen. Afecta a alrededor de un 2% de la población y empieza casi siempre entre los 15 y 35 años.

Suele ser un trastorno cíclico en el que se intercalan brotes que duran semanas o meses con periodos en los que disminuyen o incluso remiten.

Cabe mencionar que, tal y como afirma la Academia de Dermatología Americana, no es contagiosa.

¿Cuáles son los síntomas de la psoriasis?

Si bien la sintomatología varía según la persona, hay ciertas manifestaciones que son habituales:

  • Parches de piel enrojecida y levantada cubierta de escamas plateadas. Es lo más típico. Suelen aparecer en codos, rodillas, espalda, cuero cabelludo y nalgas. Su tamaño es variable, pudiendo llegar a abarcar grandes áreas del cuerpo.
  • Sequedad y grietas con picor o incluso sangrado.
  • Comezón, ardor o irritación.
  • Uñas engrosadas, picadas o acanaladas.
  • Caspa abundante en el pelo.
  • Inflamación y rigidez en articulaciones.

En función de cómo y dónde se den estos síntomas se distinguen diferentes tipos de psoriasis. Principalmente 6: en placas, en gotas (guttata), inversa, pustulosa, eritrodérmica y artritis psoriásica. 

La más común es la primera, en la que aparecen esos parches secos, rojizos y descamados. 

¿Cuáles son las causas de la psoriasis?

Cualquiera puede desarrollar esta patología, y se sabe que hay factores de riesgo que predisponen a ello.

En primer lugar, parece existir cierto carácter hereditario. Es decir, si hay antecedentes familiares la probabilidad de padecerla es mayor, aunque curiosamente pueden pasar años (y toda la vida) sin que haya síntomas.

El problema viene cuando hay un desencadenante que los provoca, que son varios y pueden diferir entre personas:

  • Infección bacteriana o viral.
  • Clima muy frío y seco.
  • Lesiones cutáneas de cualquier tipo y quemaduras solares.
  • Estrés elevado.
  • Tabaquismo y consumo exagerado de alcohol.
  • Ciertos medicamentos como algunos antihipertensivos.

La mala alimentación también supone un agravante como tal. El consumo excesivo de carne, productos refinados y demás ultraprocesados juega un importante papel en la psoriasis por el acúmulo de toxinas y metales pesados en el organismo.

Por otra parte, se ha visto que el sistema inmune está alterado durante esta enfermedad.

¿Qué ocurre? 

Que las defensas atacan a la propia piel y, debido a ello, la regeneración dérmica se acelera demasiado. Tanto que se amontonan células muertas en la superficie cutánea y surgen las características placas.

¿Cuáles son los beneficios del silicio orgánico en el tratamiento de la psoriasis?

Desde que el doctor Le Ribault comprobó cómo mejoraba la psoriasis de sus manos y uñas al coger arena rica en silicio, el interés terapéutico en este mineral ha ido creciendo.

De hecho, recientemente se ha observado que posee diversos efectos beneficiosos que explican por qué alivia la sintomatología de esta patología. 

Favorece el sistema inmune

Por un lado, el silicio orgánico estimula la producción de anticuerpos y otras células inmunitarias, regulando y protegiendo así las defensas del organismo.

Por otro, mejora la comunicación celular y, en consecuencia, incrementa la eficacia de la respuesta inmune.

Además actúa como antiinflamatorio natural, lo que le hace especialmente útil en el tratamiento de la psoriasis cuando hay inflamación en las articulaciones.

Regenera y fortalece la barrera cutánea

Si por algo destaca el silicio orgánico, es por su capacidad para potenciar la síntesis de colágeno y elastina. También por contribuir al funcionamiento de fibroblastos y queratinocitos, dos componentes celulares básicos de la piel.

Gracias a ello:

  • Calma, suaviza y deja una sensación de limpieza.
  • Hidrata en profundidad y regenera las células muertas.
  • Reduce los picores y los brotes en gran medida.
  • Aumenta la firmeza y ayuda a resistir ciertas infecciones.
  • Incrementa la protección frente a los radicales libres.

¿Cómo iniciar el tratamiento de la psoriasis con silicio orgánico?

Para aprovechar los beneficios del silicio orgánico se recomienda como mínimo la toma diaria de Silicium G7 Original o G7 Siliplant durante al menos un mes. Ambas son fórmulas bebibles que permiten tratar esta enfermedad de forma sistémica (desde dentro). 

Eso sí, si se quiere conseguir la máxima efectividad, lo mejor es complementarlas con una correcta alimentación y con una crema adecuada que “ataque” desde fuera en las zonas afectadas.

Por ejemplo Soriaskin, que además de silicio orgánico contiene cola de caballo y equinácea, dos plantas que favorecen igualmente la salud dérmica. Con echársela 3 o 4 veces al día en las placas rojizas es suficiente.

Otra alternativa es pulverizar el Silicium G7 Original sobre las lesiones, o ayudarse de una compresa para humectar la región con la fórmula. La frecuencia sería la misma: 3-4 aplicaciones diarias.

Al ser suplementos naturales, no hay contraindicaciones ni efectos secundarios descritos. Tampoco interacciones con los medicamentos usados para el tratamiento de la psoriasis. No obstante, recuerda siempre consultar antes con tu médico, sobre todo si estás tomando corticoides y quieres reducirlos. 

Botón post G7 Original_ESbotón G7 SiliplantNueva llamada a la acción

Share this post