Nos ha acompañado desde la prehistoria. Primero en armas y herramientas fabricadas con sílice u obsidiana y posteriormente en materiales como la arcilla o el vidrio. Sin embargo, no se ha sabido cómo se obtiene el silicio puro hasta que en 1823 el químico Jacob Berzelius lo aisló.

Un siglo después, Duffaut y el doctor Le Ribault hallaron la manera de sintetizar silicio orgánico, una estructura bioasimilable con diversos beneficios para la salud. ¿Cómo consiguieron un producto tan atractivo para el sector médico y estético a partir de un semimetal? ¡Sigue leyendo y verás!

¿Dónde se encuentra el silicio en la naturaleza?

El silicio es el segundo elemento más abundante en la corteza terrestre, aunque no se presenta como tal. Se combina en su mayoría con oxígeno para formar óxidos de silicio y silicatos. 

De entre los primeros destaca el dióxido de silicio (SiO2) o sílice, que es el componente principal de la arena de la playa y de distintas piedras preciosas como el cuarzo, el ágata, el jaspe o el ópalo. Por su lado, los silicatos constituyen la arcilla, el feldespato, etc.

También encontramos este metaloide en la naturaleza más allá de las rocas y minerales:

  • Las plantas poseen ácido ortosilícico en sus hojas y tallos.
  • Diferentes alimentos contienen silicio: cereales integrales, frutas, etc. De hecho se considera un micronutriente esencial en la dieta. La UNED recomienda en su Guía de Alimentación y Salud que se consuman al menos 15-35mg diarios.
  • Es parte fundamental de nuestro organismo, ya que participa en la formación de colágeno y elastina. Está presente en huesos, tendones, cartílagos, músculos, uñas, cabello y vasos sanguíneos.

¿Cómo se obtiene el silicio?

En la industria sanitaria

Para que podamos absorber este mineral en el intestino tiene que ser combinado con carbono. Esto se realiza mediante dos vías:

  • El tratamiento químico de silicatos para producir silanol.
  • La extrusión de plantas de agricultura biológica certificada para conseguir ácido ortosilícico.

Ambas moléculas de silicio orgánico permiten formular los suplementos que vemos en el mercado, siendo por tanto de origen mineral (como Silicium G7 Original) o vegetal (como Silicium G7 Siliplant). Ambos tipos son muy interesantes para el cuidado del sistema musculoesquelético, así como para combatir el envejecimiento.

botón G7 Siliplant    Botón post G7 Original_ES 

¿Para qué se usa el silicio actualmente?

Gracias a sus características, el silicio es uno de los grandes protagonistas en las industrias energética y electrónica. Además se emplea en la fabricación de todo tipo de materiales. Por ejemplo vidrio, cerámica, fertilizantes, hormigón o implantes de silicona.

Por su parte, el silicio orgánico se utiliza en medicina en forma de líquidos, cápsulas, sobres y cremas, al igual que en productos de cosmética natural. Sus beneficios explican su uso tan extendido:

  • Mantiene la piel joven.
  • Fortalece el cabello y uñas.
  • Previene el desarrollo de osteoporosis.
  • Conserva la flexibilidad de las articulaciones.
  • Favorece la recuperación de músculos y tendones.
  • Protege el corazón y los vasos sanguíneos.
  • Tiene efecto neuroprotector al reducir el aluminio en el cuerpo.

Descubrir cómo se obtiene el silicio ha supuesto prácticamente un hito en la sociedad por las múltiples propiedades que tiene. En el sector sanitario y estético está ganando popularidad día a día, siendo cada vez más demandado como potenciador de la salud y como agente antiaging. ¡Te recomendamos probarlo!

Share this post